Cáritas denuncia que los subsaharianos son devueltos al llegar a Europa sin posibilidad de pedir asilo

Actualizado 19/10/2015 12:28:43 CET

MADRID, 19 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cáritas Europa ha denunciado este lunes que las personas subsaharianas que están llegando a la Unión Europea están siendo devueltas de forma automática sin posibilidad de pedir asilo, en unas "prácticas contrarias a la Convención de Ginebra" que consagra el derecho a la protección internacional y que dibuja un parnorama "terrorífico".

"Según el testimonio de nuestras Cáritas, tanto en los Estados miembros como en las fronteras exteriores, las personas subsaharianas que están llegando a Sicilia no están autorizadas a abandonar los barcos que deberían llevarles a puerto. Están siendo sometidas a procedimientos de urgencia para evaluar, con carácter previo, sus posibilidades de solicitar asilo en Europa", explica la confederación.

Detalla que a quienes proceden de los llamados 'países seguros' "se les comunica una orden de expulsión y son transferidos directamente a un centro de internamiento". "No tienen ninguna posibilidad de acceder a los puntos de entrada (hotspots) en el lugar de llegada y solicitar asilo, tal y como establecen los tratados internacionales sobre asilo y refugio", denuncia.

"Estas informaciones describen prácticas contrarias a la Convención de Ginebra. Es absolutamente terrorífico lo que está ocurriendo en la UE y la propuesta de crear más de estos puntos. Lo que estas personas necesitan no es más Europa fortaleza, sino una Europa humana y solidaria. Necesitan soluciones constructivas a largo plazo, que pongan fin a todo este sufrimiento innecesario" dice el responsable de Incidencia Política de Cáritas Europa, manifiesta Shannon Pfohman.

La confederación de la Iglesia lamenta que en su reunión de la semana pasada el Consejo de Europa "no haya escuchado las demandas sobre la actual situación migratoria" y opina que su propuesta de reforzar la cooperación con terceros Estados no miembros de la UE como Turquía "a fin de proteger todavía más las fronteras exteriores" está "alejando a las personas y sus necesidades del centro de las políticas públicas".

"Este tipo de prácticas sacrifica el bienestar de millones de personas que están escapando de situaciones de conflicto, de los efectos del cambio climático y de la pobreza, condenándolos a vivir en un limbo jurídico en terceros países, que se encuentran también empobrecidos y con muchos menos recursos que la UE para ofrecer ayuda", explica Cáritas Europa.

A su juicio, "desplazar la responsabilidad de la acogida de los refugiados y las personas migrantes a países más empobrecidos que no son miembros de la UE refuerza la imagen de una Europa 'cansada y pesimista', con un papel cada vez menos relevante en el mundo", tal y como viene advirtiendo el Papa Francisco.

Con este panorama y de cara a la Cumbre de La Valeta sobre migración y cooperación que tendrá lugar el 11 y el 12 de noviembre entre la UE y la Unión Africana, Cáritas Europa urge a los Gobiernos a asegurar la respuesta a las necesidades de las personas allí donde se encuentran con "esfuerzos reales para la construcción de la paz y el desarrollo", subiendo la aportación al "prometido" 0,7% del PIB.

Solicitan además, que se abstengan de "amenazar a los países que no pertenecen a la UE con reducciones en la ayuda al desarrollo si no aceptan la inclusión de cláusulas de readmisión y expulsión en acuerdos bilaterales o regionales" y que protejan a las víctimas del tráfico de personas "en vez de criminalizarlas, estableciendo controles que rompan la impunidad de las mafias que operan en Europa" mientras intensifican las operaciones de búsqueda y salvamento levantando las sanciones a los transportistas.

Para leer más