Actualizado 20/01/2011 15:58

Los corresponsables extranjeros creen que ningún político se merece uno de sus premios por la gestión de la crisis

MADRID, 20 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera (ACPE) ha decidido dejar desierta este año la categoría Política de los premios que cada año entregan a personalidades de la sociedad española, "ante la incapacidad de todos los dirigentes políticos de llegar a un consenso o fórmula para gestionar la actual crisis económico-financiero-social".

En la ceremonia de entrega de los Premio ACPE 2010, que se celebrará este jueves en Madrid en presencia del vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se premiará eso sí a personalidades o instituciones de la sociedad española que destacan por sus labores en Economía, Deportes y Cultura.

Concretamente, el premio ACPE de Economía será entregado a Nueva Economía Fórum por su contribución al debate y el intercambio de ideas. De esta forma, la asociación quiere reconocer a la plataforma como "lugar imprescindible para la reflexión y análisis de la economía española e internacional, una labor esencial en tiempos de crisis".

En Deportes, la ACPE otorga su premio a la nadadora Mireia Belmonte, triple medalla de oro en el Campeonato Mundial de Piscina Corta de Dubai 2010. Con este premio se reconoce el valor ejemplar del esfuerzo y la disciplina.

Mientras, el Museo de la Evolución Humana ha sido galardonado con el premio ACPE de Cultura. La asociación destaca el valor didáctico y pedagógico de la institución que alberga en Burgos los restos Arqueológicos más antiguos de Europa en su género.

Finalmente, el seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque, recibirá el premio conjunto que otorgan la ACPE y el Club Internacional de Prensa (CIP). Por un lado, la ACPE y el CIP han tenido en cuenta los valores deportivos que Del Bosque ha sabido inculcar a los jugadores de la Selección Española, destacando el sentido de la deportividad y el juego limpio.

Por otro lado, resaltan su calidad humana y talante conciliador, decisivos para inculcar a la Selección el deseo de superación que le permitió hacerse merecedora de la copa del Mundo de Fútbol.