Cristina López Schlichting, pregonera del Domund: "Allí donde han huido hasta las ONG, siempre hay un misionero"

Publicado 11/10/2018 19:59:37CET

MADRID, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

La periodista Cristina López Schlichting, pregonera del Domund 2018, ha destacado el "testimonio revolucionario" de los 12.000 misioneros españoles que se encuentran en diferentes países del mundo, incluso en aquellos más peligrosos, donde permanecen incluso cuando "ya no queda un organismo internacional y cuando han huido hasta las ONG".

"Da igual la gravedad del suceso o las extremas condiciones de vida: donde ya no queda un organismo internacional, cuando han huido hasta las ONG, siempre hay un misionero", ha asegurado Schlichting en la catedral Nuestra Señora la Asunción de Valladolid, durante el pregón, el cual ha dedicado al que era el director de Obras Misionales Pontificias en España, Anastasio Gil, que falleció el pasado mes de septiembre.

Tras proponer una "reflexión" sobre el descenso de misioneros españoles en los últimos años, que han pasado de ser unos 25.000 hace 30 años a 12.000 en la actualidad, la periodista ha realizado un repaso por su amistad con algunos de los misioneros a los que ha conocido gracias a su profesión.

En concreto, ha recordado al misionero burgalés Ignacio García Alonso, al que conoció cuando este se encontraba en Níger y que ocho años más tarde fue asesinado en Burkina Faso, o a la mallorquina de 42 años Victoria Braquehais, misionera en el Congo, quien habla de la "llamada de Jesús" y se refiere al mundo como "su casa".

También ha citado a Teresa de Calcuta, que "instaba a los hindúes a ser mejores hindúes, a los musulmanes a seguir mejor al Profeta y a los budistas a ser perfectos budistas". En este sentido, Schlichting ha precisado que un misionero "afirma la dignidad de la persona, toda persona, independientemente de su color, su nacionalidad o su fe".

Igualmente, ha recordado a los misioneros asesinados por fundamentalistas, por ejemplo, en Argelia, donde las religiosas de la congregación de las hermanas agustinas misioneras Caridad Álvarez y Esther Paniagua decidieron quedarse para "no dejar solos a los argelinos" y fueron asesinadas.

Si bien, la periodista ha pedido que no se considere a los misioneros "gente ingenua" de "épocas pasadas" ni como "filántropos u hombres y mujeres que luchan simplemente por la justicia universal", cosa que también hacen. "No, el suyo es un testimonio revolucionario de la verdad profunda que es la de todos", ha añadido.

Contador