Detenido en Jaén horas después de asestar 14 puñaladas a su ex novia de 17 años en Jerez (Cádiz)

Actualizado 31/05/2007 23:30:04 CET

CÁDIZ/JAÉN, 31 May. (OTR/PRESS) -

La Guardia Civil detuvo hoy en Ubeda (Jaén) al presunto autor de asestar catorce puñaladas a su ex novia, de 17 años, sólo unas horas antes, en Jérez de la Frontera (Cádiz) cuando la joven se dirigía a primera hora de la mañana al instituto. El detenido huyó en coche más de 250 kilómetros tras la brutal, que ha dejado a la víctima en estado grave en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital jerezano.

La hipótesis más probable es que se trate de un nuevo caso de violencia machista. Los hechos se pueden reconstruír gracias a la declaración de los testigos, que observaron como el chico esperó en su coche a la víctima para interceptarla a las 8.10 horas cuando se dirigía hacia sus clases en el instituto caminando por el barrio jerezano de La Constancia.

Esperó dentro del vehículo hasta que la menor abandonó su domicilio en la calle Manuel Rodríguez 'Manolete'. Tras interceptarla de forma violenta, le asestó 14 puñaladas en el vientre y la espalda. Unas graves heridas que obligan a la chica a permanecer en la UCI del hospital de Jerez. Fuentes del Servicio Andaluz de Salud aseguraron que, pese a la gravedad de su estado, la víctima permanece estable.

Una vecina del mencionado barrio relató que el detenido agarró "por los pelos" a la joven y "la arrastró varios metros" desde la puerta de su domicilio hasta intentar introducirla en su vehículo. A continuación, y según el relato de la testigo, "la dejó tirada en el suelo, cogió su coche con toda la poca vergüenza y se fue".

El ahora arrestado emprendió huída hacia la localidad jiennense de Úbeda en un vehículo, propiedad de su madre, para refugiarse en casa de algún familiar. Precisamente en ese municipio, agentes de la Guardia Civil terminaron localizándolo.

"YA NO ESTABAN JUNTOS"

Vecinas de la chica herida confirmaron que, pese a que agresor y agredida eran pareja, "ya no estaban juntos". Además, la madre de la víctima había puesto varias denuncias contra él.

La menor era conocida en el barrio "desde que era chica", por lo que sus vecinos dicen sentirse "consternados" por lo sucedido, ante lo que no pudieron hacer nada pese a los intentos de impedir la agresión. Una vecina afirmó que un albañil que presenció los hechos se acercó al presunto agresor para instarle a soltar a la joven, "pero no pudo hacer nada porque le amenazó con un cuchillo de cocina".