Actualizado 30/11/2009 21:17 CET

Los dos tesoreros del Palau dicen que alguien falsificó sus firmas

BARCELONA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

Los dos tesoreros del Palau de la Música declararon este lunes ante el juez que sus firmas fueron falsificadas en algunos documentos de la entidad y que en otros casos firmaron documentos sin saber exactamente en qué consistían, ya que confiaban en el ex presidente de la entidad, Fèlix Millet, y su mano derecha, Jordi Montull.

Fuentes jurídicas explicaron que el ex tesorero de la Fundació, Enric Álvarez, y el del Orfeó, Pau Duran, imputados en el caso Millet, se exculparon del desvío de fondos y no reconocieron sus propias firmas en algunos de los documentos que les enseñaron.

La Fiscalía les acusa de falsedad documental y apropiación indebida, pero ellos aseguraron que en ningún momento se beneficiaron de la salida de dinero en metálico.

Además, negaron haber falsificado ningún documento ni firmado cheques en blanco, pero sí admitieron que su firma estaba en documentos que no recordaban haber firmado.

Uno de los documentos firmados es un acta falsa de la junta del Orfeó que autorizaba la compra a Millet y Montull de un edificio cercano, operación realizada el día antes del registro de los Mossos y anulada después.

Álvarez admitió que cobraba 1.800 euros mensuales en dinero negro, pero negó que se pagaran dietas a orquestas y artistas contratados con este mismo método. Esto desmonta una de las vías que Millet y Montull alegaron para justificar las grandes cantidades de dinero en metálico que sacaban de las cuentas del Palau.

Las mismas fuentes jurídicas explicaron que aunque el juez les mantiene imputados en el caso, lo más probable es que levante esta imputación. Ninguna de las acusaciones pidió prisión ni medidas cautelares contra ellos.

Las declaraciones de Duran y Álvarez duraron menos de dos horas, incluyendo la vistilla para decidir su situación personal.