Un experto explica las novedades del baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico

Actualizado 30/12/2015 11:59:47 CET

MADRID, 30 Dic. (EUROPA PRESS) -

El representante de las asociaciones de víctimas en el comité de expertos que ha elaborado el nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico, el abogado José María Pérez Tirado, ha explicado que la intención del texto nuevo es "mejorar la calidad de vida de los grandes lesionados", por ejemplo, obligando a las aseguradoras a sufragar las prótesis, la rehabilitación o las ayudas técnicas de estas víctimas durante el resto de su vida.

"Ahora si a una niña de 14 años le tienen que amputar una pierna sólo se le paga la primera prótesis, cuando éstas sólo duran 5 o 6 años, o menos en el caso de un menor en crecimiento", ha explicado Pérez Tirado, quien destaca que las ayudas técnicas incluyen sillas de ruedas, grúas, o domótica, según la gravedad de los casos y sus necesidades.

Del mismo modo, las indemnizaciones incluyen adecuar la vivienda al lesionado por un valor máximo de 150.000 euros, además de sufragar el "incremento de costes de movilidad", que van desde pagar los cambios necesarios en el coche, o aquella persona que no puede volver a conducir y sólo puede desplazarse en taxi.

Esta es una de las principales novedades del nuevo baremo de indemnizaciones en el que, según ha indicado el abogado, el Gobierno ha trabajado cuatro años junto a un comité de expertos, entre los que se encontraban las aseguradoras, las asociaciones de víctimas, así como expertos jurídicos.

Otra de las novedades es la indemnización por intervenciones además de por días ingresado, como hasta ahora. Los cambios se producen para distinguir entre dos pacientes que están en el hospital el mismo tiempo, pero uno debe pasar por quirófano en continuas ocasiones. En este caso se establece un plus de entre 400 y 1.600 euros, ya que cada operación supone peligrosidad y dolor.

Del mismo modo, se aumenta la indemnización de por vida que ahora tiene su tope en 838.000 euros para un lesionado y que a partir de 2016 tendrán un máximo de 1.472.000 euros, que sería "en un caso muy extremo", explica a Europa Press el abogado. Además, también por primera vez, el lesionado puede solicitar su ingreso como capital o en renta vitalicia (como un sueldo mensual), o mixto (se ingresa una parte como capital y el resto como sueldo).

Los críticos de este nuevo texto basan su descontento en que salen perdiendo aquellos lesionados leves, como por ejemplo, los que sufren latigazo cervical, la lesión más habitual tras un accidente de tráfico. En este sentido, Pérez Tirado reconoce que esta lesión "ha aumentado mucho, porque hay cada vez más coches y en porcentaje hay más accidentes leves que graves". Sin embargo, el consejo de expertos ha decidido que "hay que dar prioridad a los lesionados graves" ya que esta dolencia puede tener como mucho a una persona "uno o dos meses de baja".

"Eso no significa que no deban cobrar", ha apuntado el abogado. Así, el texto recoge que se piden dos condiciones para reconocer esta lesión: que la víctima acuda a un centro medico con dolores en 72 horas y que haya una lógica entre la intensidad y la lesión. "Hay quien se queja de latigazo cervical y los daños son un rayón en el lateral del coche. Hay que ser coherente", apunta.

MEDIDA PARA ACOPLARSE A LOS CAMBIOS SOCIALES

El abogado también ha señalado que esta nueva norma se modifica buscando acoplarse a los nuevos cambios sociales. "Hay diferencias muy importantes, como, por ejemplo, la visión de la unidad familiar. Antes se pensaba que un hombre o una mujer sólo se casaba una vez y que los hijos son todos de un sólo matrimonio", ha explicado el letrado. De esta manera, la nueva disposición se distribuye en grupos familiares.

El primer grupo lo constituye el cónyuge actual que, además, no tiene por qué estar casado con la víctima. Se reconoce así por primera vez la pareja de hecho, del mismo o de distinto sexo. "Se considera como tal a partir del año de convivencia o menos tiempo si la pareja está registrada como tal", ha indicado Pérez Tirado.

El segundo grupo son los hijos, poniendo a todos al mismo nivel, sean de la unión actual o de anteriores del fallecido y, por primera vez se incluye también a los ascendientes (tercer grupo), así como a los hermanos de la víctima (cuarto grupo). En este último caso, ahora sólo se indemniza a los menores de edad. Además, existe un nuevo grupo de allegados, en el que se incluyen a otros familiares que estén compartiendo vivienda con el siniestrado desde, al menos, 5 años.

Como cambio social, también se reconoce el valor económico del trabajador doméstico con un salario mínimo interprofesional. "Se consideraba que un ama o amo de casa que era víctima no suponía ninguna pérdida económica a la familia, y eso cambia", apunta Pérez Tirado. Se valoraría con un salario mínimo y medio si hay menores a cargo del siniestrado.

UN BAREMO "ASUMIBLE" TRAS LA BAJADA DE VÍCTIMAS

El abogado ha explicado que todos estos cambios se han consensuado con la intención "de no hacer una locura" y que "no suponga una subida de los seguros". "Según lo que nos aseguraron, esto es asumible por el sector", apunta Pérez Tirado, quien no descarta que "con la guerra de mercado algunos acaben subiendo" sus tarifas.

En este sentido, ha señalado que el nuevo baremo es posible "tras la extraordinaria bajada de siniestralidad en los últimos años", ya que cuando se aprobó la anterior, en 1995, se contabilizaban unos 5.000 muertos al años y miles de lesionados, frente a los 1.000 actuales, y una cifra similar de heridos.

Desde la Unión Española de Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) se ha señalado que tendrán que pagar alrededor de un 8 por ciento más en indemnizaciones, que en años anteriores, con la entrada en vigor del nuevo baremo. Sobre si esta medida repercutirá en la economía del usuario, apunta que "dependerá de cada una de las entidades" y de "su modelo de negocio".

Por otra parte, la nueva ley marca que se cree cada tres años una comisión de seguimiento, con los mismos actores que han creado el texto nuevo, con el fin de ir recibiendo sugerencias y posibles mejoras.