Familia y amigos de Manu, el joven apuñalado en Chipiona (Cádiz), piden "justicia" un año después de su muerte

Actualizado 04/08/2008 20:17:53 CET

SANLÚCAR DE BARRAMEDA (CÁDIZ), 4 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Plataforma 'Justicia para Manu', creada por los familiares y amigos de Manuel Jesús Romero, el joven sanluqueño de 22 años que murió apuñalado el 5 de agosto de 2007 en el Pinar de la Villa de Chipiona (Cádiz), continúan reclamando "justicia" y piden "celeridad" en el procedimiento judicial, ya que, un año después del suceso, "aún no se ha fijado fecha para el juicio".

Un portavoz de la plataforma señaló a Europa Press que "las diligencias aún continúan abiertas" y recordó que, por el momento, hay un detenido en relación a los hechos --el presunto autor material del apuñalamiento-- y dos imputados más se encuentran "en libertad con cargos".

En este sentido, lamentó que estos dos "cómplices" que "ayudaron a perpetrar el asesinato y facilitaron la huida del agresor y la ocultación del arma homicida" estén "en la calle" hasta que se celebre el juicio "por el hecho de no tener antecedentes", porque "el mal está hecho" y, a su juicio, representan "un peligro para la sociedad", preguntándose "qué pasaría si estas dos personas se vuelven a juntar en otra fiesta".

El pueblo gaditano de Sanlúcar de Barrameda, de donde era natural y vecino el joven fallecido, le rendirá mañana homenaje con la celebración de una misa en la Iglesia de San Nicolás a las 19.30 horas.

LOS HECHOS.

Manuel Jesús Romero falleció el 5 de agosto de 2007 en el ambulatorio de Chipiona como consecuencia de varias heridas de arma blanca en el tórax producidas a raíz de una agresión cometida sobre las 16.30 horas, cuando se encontraba en la zona de ocio conocida como Pinar de la Villa, en la entrada del municipio costero.

Los amigos de la víctima llamaron al Centro de Coordinación de Emergencias 112, que envió a una unidad móvil del 061, pero antes de que ésta llegara al lugar de los hechos trasladaron hasta el centro de salud al joven herido. A su llegada al ambulatorio, los facultativos del centro sólo pudieron certificar su muerte.

Un día después, la Guardia Civil detuvo a un joven de 20 años --considerado el autor material de los hechos-- en el domicilio de sus padres, ubicado en la localidad sevillana de Dos Hermanas. El juez encargado de instruir el caso decretó prisión preventiva, por lo que fue trasladado a un centro penitenciario de Sevilla.

Después de su constitución, la Plataforma 'Justicia para Manu' reiteró que la reyerta comenzó "por el diseño de una insignificante camiseta", que provocó una riña que acabó con la consumación del asesinato, perpetrado "con la ayuda de varios colegas, que facilitaron la inmovilización de Manu".

El resultado fueron "tres puñaladas" en el tórax que, "junto a la falta de asistencia por parte de los testigos" fueron suficientes para acabar con la vida del joven sanluqueño que "se desangraba mientras los autores del asesinato se dieron a la fuga y se preocupaban en hacer desaparecer el arma homicida".