La Iglesia española quiere catalogar los "millones" de libros de sus bibliotecas que esconden "joyas bibliográficas"

Publicado 23/04/2019 17:39:29CET

MADRID, 23 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Asociación de Bibliotecarios de la Iglesia en España (ABIE), promovida por la Conferencia Episcopal Española, y director de la Biblioteca de la Universidad Loyola Andalucía, Francisco José Cortés, ha indicado que aspiran a medio o largo plazo a catalogar los "millones" de libros de sus más de 300 bibliotecas de toda España, donde se esconden "joyas bibliográficas".

"Uno de los proyectos a medio y largo plazo sería la catalogación de todos esos fondos y reunirlos además en un catálogo colectivo, en un único punto de acceso para que la sociedad pudiera conocer los tesoros bibliográficos que las bibliotecas de la Iglesia tienen en España", señala Cortés en una entrevista concedida a Europa Press, con motivo de la celebración este martes 23 de abril del Día del Libro.

Según explica, la ABIE está formada por más de 50 socios, técnicos bibliotecarios laicos, en su mayoría, aunque también religiosos, que trabajan en las entre 300 y 350 bibliotecas pertenecientes a alguna institución eclesial en toda España, desde las más grandes como la de las Universidades de Deusto y Comillas hasta las más pequeñas ubicadas en algún convento pero que pueden atesorar "joyas bibliográficas".

"En aquellas bibliotecas cuyos fondos no están catalogados, cada visita es una sorpresa, habrá conventos y monasterios, con joyas bibliográficas en su fondo que nadie conoce, que espero que algún día afloren con el esfuerzo que están haciendo las bibliotecas y sus profesionales en su catalogación y digitalización. Seguramente en algún convento de España hay auténticas joyas a la espera de ser descubiertas. Los religiosos tienen auténtico amor por sus libros", explica Cortés.

Según precisa, en estas bibliotecas se custodian "unos cuantos millones de libros", si se suman el más de un millón catalogados en las bibliotecas de las universidades de la Iglesia en España y los "centenares de miles" de conventos y monasterios. Ahora, el reto es catalogar todos los fondos y digitalizarlos, para que cualquier persona pueda consultar a través de un ordenador, por ejemplo, un incunable.

El presidente de la ABIE recuerda que "tradicionalmente, la Iglesia ha sido la mayor productora, difusora y conservadora del libro". "El mayor patrimonio bibliográfico de España lo atesoran las instituciones de la Iglesia y eso contando con que con la expulsión de los jesuitas, los fondos bibliográficos de la Compañía de Jesús fue a derivar en su mayor parte a las universidades y que con la desamortización, también un gran patrimonio bibliográfico se perdió", explica.

LA BIBLIA, EL LIBRO QUE NUNCA PUEDE FALTAR

En estas bibliotecas se pueden encontrar no solo libros de teología o religión sino también de cualquier materia, según precisa Cortés, sobre todo, en las bibliotecas universitarias. Si bien, el libro que nunca puede faltar en las bibliotecas de la Iglesia es la Biblia, "seguramente el libro más impreso de la historia".

"Las bibliotecas de la Iglesia serán las que tengan un mayor número de ejemplares de la Biblia. Los laicos podemos tener la impresión de la Biblia como un único texto pero en las bibliotecas de la Iglesia hay infinidad de traducciones, de versiones de la Biblia, con anotaciones, y todas válidas", subraya.

Con motivo del Día del Libro, Cortés destaca la importancia del libro como "instrumento fundamental pedagógico", como un "vehículo para transmitir educación". Tanto era así para la Iglesia, según precisa, que, por ejemplo, la Compañía de Jesús "cada vez que fundaba un colegio o una universidad, la normativa obligaba a crear una biblioteca".

Contador