Publicado 25/02/2020 14:33CET

Izquierda Confederal pide eliminar el delito de ofensa a los sentimientos religiosos del Código Penal

MADRID, 25 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de la Izquierda Confederal en el Senado ha presentado una moción por la que pide al Gobierno que derogue el delito de ofensa a los sentimientos religiosos, recogido en el artículo 525 del Código Penal, que han denominado "de blasfemia", para evitar casos como el del actor Willy Toledo, juzgado por sus mensajes en Facebook, en los que insultaba a Dios y a la Virgen.

"Ahora que hay un Gobierno progresista y un consenso amplio en la reforma del Código Penal, este es el momento en el cual la eliminación de este delito de blasfemia tiene que aparecer en la agenda política", ha subrayado el senador de Compromís Carles Mulet, este martes en una rueda de prensa en la Cámara Alta.

Para el senador de Geroa Bai Koldo Martínez, "las mayores blasfemias son las que se dan en el silencio de la jerarquía de la Iglesia respecto a los actos de pederastia, que además de pecado es delito".

Por su parte, el presidente de Europa Laica, Antonio Gómez Movellán, ha indicado que últimamente hay más denuncias por ofensa a los sentimientos religiosos y lo ha achacado a "una táctica de la Iglesia para que no se toquen sus privilegios".

"Hay una serie de organizaciones y asociaciones ultracatólicas que están al servicio de la Conferencia Episcopal que pretenden presentar denuncias ante diversos tribunales para que los informes internacionales de los observatorios de derechos humanos digan que en España hay intolerancia", ha apuntado.

Asimismo, ha criticado que la legislación española está "trufada de confesionalismo" y ha anunciado que a partir de abril harán "una gran campaña" para que se denuncien los Acuerdos entre la Iglesia y la Santa Sede.

En la rueda de prensa también ha intervenido el filósofo Javier Sábada que considera "muy razonable" que el delito de ofensa a los sentimientos religiosos "desaparezca" del Código Penal. "Tienen que dejar en paz a aquellos que somos descreídos", ha subrayado, añadiendo que la libertad de expresión tiene que ser "máxima".

Asimismo, la periodista Teresa Aranguren, de la Asociación proDerechos Humanos, ha defendido la libertad de expresión que "lo que básicamente ampara es el derecho a decir tonterías, inconveniencias, irreverencias" y ha asegurado que lo que dijo Willy Toledo es "una expresión muy habitual en esta cultura".