Actualizado 23/02/2009 23:26 CET

Marta.- Zapatero rechaza la cadena perpetua pero entiende que se reclame prisión durante "todo el tiempo del mundo"

MADRID, 23 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró esta noche que entiende que los padres de Marta del Castillo "quieran ver en prisión todo el tiempo del mundo" a los culpables de la muerte de la joven. No obstante, descartó que en la reforma del Código Penal se añada la cadena perpetua por una "cuestión constitucional".

En una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, Zapatero adelantó que en la reunión que celebrará mañana con los padres de Marta, cuyo cuerpo sigue siendo buscado por las fuerzas de seguridad en el río Guadalquivir tras confesar el joven Miguel C.D. la autoría de su muerte, les intentará expresar el "cariño de todos los españoles" y explicarles todos los trabajos llevados a cabo por la Policía.

El jefe del Ejecutivo aseguró que también quiere hablar de las penas para los culpables de este "abominable crimen". "Yo entiendo muy bien que los padres de esta persona que está tan presente en la conciencia de todos los españoles quieran ver a los culpables todo el tiempo del mundo en prisión", señaló Zapatero, que se acogió a este "sentimiento" para justificar las últimas reformas del Código Penal.

El endurecimiento de las penas previstas en la Ley, justificó el presidente, se llevará a cabo "siempre desde la perspectiva y los principios que emanan de la Constitución". En este sentido, Zapatero explicó que la Constitución "no contempla técnicamente" ni la pena de muerte ni la cadena perpetua, aunque se comprometió a "seguir dando pasos para que haya un cumplimiento severo" que castigue "conductas" como las acaecidas con la muerte de Marta del Castillo.

La familia de la menor de 17 años Marta del Castillo se entrevistará a partir de las 11.00 horas de mañana en el Palacio de la Moncloa con Zapatero, a quien solicitarán una revisión en el protocolo policial que incluya la presencia de expertos en desapariciones, así como un endurecimiento de las penas.