Actualizado 04/05/2007 00:01 CET

Un mosso d'Esquadra mata "en defensa propia" a un enfermo mental delante de su familia en Barcelona

BARCELONA, 3 May. (OTR/PRESS) -

Un agente de los mossos d'Esquadra mató esta madrugada de un disparo "en defensa propia" a un enfermo de esquizofrenia en Malgrat del Mar, Barcelona, cuando la víctima le amenazaba con agredirle con un pico. Los familiares de éste solicitaron ayuda policial para trasladarle a un centro psiquiátrico. Según parece, la víctima, de 33 años, contaba con numerosos antecedentes y anoche mostraba una actitud muy agresiva, por lo que su familia decidió ingresarlo.

Sobre las 23.00 horas de la noche del miércoles al jueves, el Servicio de Emergencias Médicas se dirigió al domicilio de la familia para realizar el traslado comprobando que el enfermo mostraba gran agitación. Por ello, los servicios sanitarios solicitaron ayuda a los mossos y ,cuando entre todos, ya estaban a punto de llevárselo, el paciente se puso "muy violento", según los agentes, y huyó hacia un bosque cercano.

Desde ese momento, los hechos se pusieron en conocimiento del juzgado de guardia de Arenys, que ya estaba al corriente del historial médico del paciente y de los numerosos antecedentes agresivos del enfermo, que además seguía un tratamiento en el Hospital de Calella. Tanto los servicios médicos como los mossos buscaron durante varias horas al joven, sin que la búsqueda ofreciera ningún resultado.

ATAQUE A LOS MOSSOS

Fue entonces cuando la víctima apareció de nuevo por su propia voluntad sobre las 5 de la madrugada y se escondió en su coche, aparcado frente al domicilio. Sin embargo, cuando se percató de la presencia policial, decidió refugiarse en el garaje de su casa y volvió a salir, esta vez armado con un destornillador y un pico de "grandes dimensiones" con el que empezó a perseguir al personal sanitario y a los policías "con tono amenazante" y "con intención de agredir".

En un principio, los agentes decidieron acatar el protocolo habitual en estos casos y optaron por no enfrentarse al enfermo, pero, tras eso, la víctima se encaró con uno de ellos, que cayó al suelo mientras retrocedía porque se encontraban en una calle con mucha pendiente. Debido a la caída, el agente vio que no podía huir y creyó estar amenazado porque el paciente estaba a punto de atacarle con el pico y por ello, le disparó "en defensa propia", lo que provocó la muerte de José Antonio A.C, momentos después, en el mismo lugar, en presencia de sus familiares.

Una de las balas que disparó el agente rebotó en el abdomen del padre de la víctima, de unos 65 años, que tuvo que ser intervenido por el equipo de urología del Hospital de Calella. El padre del fallecido se encontraba estable dentro de la gravedad el jueves por la tarde. Asimismo, el agente que disparó al fallecido, quedó en estado de shock tras el incidente y tuvo que ser atendido en el mismo centro hospitalario donde trasladaron al padre de la víctima.