28 de febrero de 2020
 
Publicado 14/02/2020 19:05:38CET

El Papa advierte de que la voz de Dios en Europa está "sofocada por voces de muerte"

El Papa reclama unidad para lanzar "un solo grito": "La paz no tiene fronteras"
El Papa reclama unidad para lanzar "un solo grito": "La paz no tiene fronteras" - Evandro Inetti/ZUMA Wire/dpa - Archivo

MADRID, 14 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha animado a los laicos a anunciar el mensaje de Dios "particularmente" en Europa donde, a su juicio, está "sofocado" por "tantas voces de muerte y desesperación".

Así lo indica en un mensaje dirigido a la Iglesia española con motivo del Congreso de Laicos Pueblo de Dios en salida, organizado por la CEE, que se celebra del 14 al 16 de febrero en el pabellón de Cristal de la Casa de Campo.

"El mandato misionero es siempre actual y vuelve a nosotros con la fuerza de siempre para hacer resonar la voz, siempre nueva, del Evangelio en este mundo en el que vivimos, particularmente en esta vieja Europa en la que la buena noticia se ve sofocada por tantas voces de muerte y desesperación", ha subrayado el Pontífice en un mensaje que ha sido leído por el nuncio del Papa en España, Bernardito Auza.

En su carta, el Papa Francisco subraya que esta es "la hora" de los católicos que pueden evangelizar en "en el mundo de la cultura, de la política, de la industria" y les alerta de la "plaga" del "clericalismo", así como del "carrerismo".

"Les pido por favor que eviten las tentaciones del laico dentro de la Iglesia que pueden ser el clericalismo, que es una plaga y los encierra en la sacristía, como también la competitividad y el carrerismo eclesial, la rigidez y la negatividad, que asfixian lo específico de su llamada a la santidad en el mundo actual", ha enfatizado.

Para Francisco, es importante que los miembros de la Iglesia tomen conciencia de que no son "una agrupación más ni una ONG" sino "la familia de Dios".

El nuncio ha añadido que para él es "una gran alegría y un aliciente poder ver esta unión entre pastores y laicado" que da "signos de una Iglesia viva".

Contador