El Papa alerta de que es "suicidio" que la Iglesia se separe de sus raíces para ser moderna

Publicado 13/09/2019 15:15:04CET

ROMA, 13 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha señalado que es un "suicidio" que la Iglesia se separe de las raíces para ser moderna en una audiencia con cerca de 150 consagrados de la Orden de San Agustín a quienes ha invitado a mostrar a Dios de una manera "clara, valiente, sin compromisos o titubeos".

"Para ser modernas, algunas personas piensan que es necesario desprenderse de las raíces. Y esta es la ruina, porque las raíces, la tradición, son la garantía del futuro. No es un museo, es la verdadera tradición, y las raíces son la tradición que da la savia para que crezca el árbol, que florezca, que de frutos. Nunca os separéis de las raíces para ser modernos, es un suicidio", ha manifestado el Pontífice.

En su discurso a los miembros de la Orden de San Agustín, a los que ha recibido con motivo de su Capítulo General, ha incidido en que "la oración y la penitencia" son "las piedras angulares sobre las que se asienta el testimonio cristiano".

El Papa ha dicho que en algunos contextos ese testimonio "va completamente en contra de la corriente", pero que, acompañado de "la humildad y de la caridad, sabe hablar al corazón de tantos hombres y mujeres, incluso en nuestro tiempo".

Para Francisco, en la esencia del agustino descalzo se hace evidente "la necesidad de pobreza, de desprendimiento, de confianza en la Divina Providencia". "El alma descalza, este es el carisma. Una necesidad evangélica, que en ciertos momentos del camino de la Iglesia el Espíritu hace sentir con más fuerza. Y debemos estar siempre atentos y dóciles a la voz del Espíritu: ¡Él es el protagonista, él es el que hace crecer a la Iglesia!", ha dicho.

Francisco también ha resaltado el voto de humildad de los agustinos descalzos. "Este voto de humildad es una "llave", una llave que abre el corazón de Dios y el corazón de los hombres. Y abre ante todo vuestros corazones para ser fieles al carisma original, para sentiros siempre discípulos-misioneros, disponibles a las llamadas de Dios", ha concluido.

Contador