Publicado 18/11/2015 11:50CET

El Papa: "Nada de puertas blindadas en la Iglesia, nada, todo abierto"

ROMA, 18 Nov. (EUROPA PRESS) -

El Papa ha exigido que las puertas de la sociedad y de la Iglesia "no estén blindadas" al tiempo que ha pedido que las instituciones no se rindan a la idea de tener que aplicar este sistema de seguridad, durante la audiencia general de este miércoles. "Nada de puertas blindadas en la Iglesia, nada, todo abierto", ha exclamado.

En este sentido, ha recordado que hay sitios en el mundo en los que no se cierra puerta con llave. "Todavía existen, pero hay tantos donde las puertas blindadas se han convertido en algo normal. No nos debemos rendir a la idea de tener que aplicar este sistema de seguridad a toda nuestra vida, a la vida de la familia, de la ciudad de la sociedad, tampoco de la Iglesia", ha señalado.

En este sentido, ha señalado que "sería horrible una Iglesia inhospitalaria" y lo ha comparado con "una familia encerrada en sí misma", cuya actitud "mortifica el Evangelio y hace más árido el mundo".

Para el Pontífice, la "gestión simbólica de la puertas, de los pasajes y de las fronteras es crucial" y, por ello, ha dicho que la puerta debe siempre "custodiar pero nunca rechazar". "La puerta no debe ser forzada, se pide permiso porque la hospitalidad resplandece en la libertad de la acogida y se oscurece en la prepotencia de la invasión", ha señalado.

Además, ha lamentado que mucha gente ha perdido la fe de llamar a las puertas de Iglesia. "Cuánta gente ha perdido la fe o no tiene el coraje de llamar a la puerta de nuestro corazón cristiano. Les hemos quitado la fe. Por favor, que esto no pase jamás", ha subrayado.

Asimismo, ha alabado la labor de los custodios de las puertas y ha dicho que "la gestión de la puerta requiere atento discernimiento y debe inspirar gran fe". "Hay que aprender de estos custodios de tantas puertas, ya sean puertas de casa, de Iglesias, gracias, siempre con una sonrisa", ha señalado. Asimismo, ha destacado que la gentileza de los porteros refleja la "imagen de humanidad y acogida".

Durante, la catequesis ha explicado que "la puerta de Dios es Jesús" al tiempo que ha remarcado que "la casa de Dios es un reparo, no es una prisión".

También ha explicado que la Puerta de la Misericordia de Dios acoge el arrepentimiento "ofreciendo la gracia de su perdón". "Todos tenemos dentro de nosotros cosas que pesan. Todos somos pecadores. aprovechemos este momento que viene, de la Misericordia de Dios que nunca se cansa de perdonar. Entremos en esta puerta", ha pedido el obispo de Roma Finalmente, ha exhortado a todas las familias y a la Iglesia entera a abrir sus puertas.

Para leer más