El Papa propone confianza y audacia evangélica para aumentar vocaciones entre los jóvenes "de la generación 'selfie'"

El Papa Francisco en la plaza de San Pedro
REUTERS
Actualizado 04/12/2017 18:46:42 CET

ROMA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Papa Francisco ha propuesto confianza y audacia evangélica para que aumenten las vocaciones entre los jóvenes "de la generación 'selfie'", en un mensaje enviado a los participantes del Congreso Internacional 'Pastoral Vocacional y Vida Consagrada. Horizontes y esperanzas' que prepara la 55 Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, y que se celebrará el 22 de abril de 2018, sobre el tema 'Escuchar, discernir, vivir la llamada del Señor'.

Francisco ha detallado los desafíos a los que se enfrentan los catequistas, sacerdotes y religiosos en su acompañamiento a los jóvenes y en el discernimiento vocacional y ha pedido "confianza en los jóvenes y confianza en el Señor".

"Confianza en los jóvenes, pues hay muchos jóvenes que, aun perteneciendo a la generación 'selfie' o a esta cultura que más que 'fluida' parece ya 'gaseada', buscan pleno sentido a sus vidas, aun cuando no siempre lo busquen en donde lo pueden encontrar", ha señalado el Pontífice.

Desde esta óptica ha defendido que los jóvenes no pueden esperar a ser perfectos para seguir su vocación. "No podemos esperar a ser perfectos para responder con nuestro generoso 'aquí estoy', ni asustarnos de nuestros límites y de nuestros pecados, sino escuchar su voz con corazón abierto, discernir nuestra misión personal en la Iglesia y en el mundo, y vivirla en el hoy que Dios nos da", ha precisado.

Así, ha instado a los consagrados a "permanecer despiertos para despertar a los jóvenes" y a "estar centrados en el Señor para poder ayudar al joven a que se centre en él". "Es necesario tener una mirada aguda y, al mismo tiempo, una mirada de fe sobre el mundo y en particular sobre el mundo de los jóvenes", ha subrayado.

Por otro lado, el Papa ha señalado que para que haya vocaciones hay que proponer la vida consagrada con "audacia evangélica" y con "la convicción de que el seguimiento de Cristo, también en la vida consagrada, merece la pena".

DINÁMICA, PARTICIPATIVA Y ALEGRE

Por ello, ha reconocido que no se puede tratar a los jóvenes "como si no fueran tales". Y ha agregado: "Nuestra pastoral juvenil debe estar marcada por las siguientes notas: dinámica, participativa, alegre, esperanzada, arriesgada, confiada. Y siempre llena de Dios".

El Pontífice también ha señalado que hablar de pastoral vocacional es afirmar que "toda acción pastoral de la Iglesia está orientada, por su propia naturaleza, al discernimiento vocacional, en cuanto su objetivo último es ayudar al creyente a descubrir el camino concreto para realizar el proyecto de vida al que Dios lo llama".

Por ello, ha explicado que la pastoral vocacional se encuentra "en estrecha relación con la evangelización, la educación en la fe" y debe ser "un verdadero itinerario de fe" y llevar "al encuentro personal con Cristo".

Para el Papa, pastoral juvenil y pastoral vocacional "han de ir de la mano" ya que la primera "se apoya, surge y se desarrolla en la pastoral juvenil", mientras que la segunda "para ser dinámica, completa, eficaz y verdaderamente formativa ha de estar abierta a la dimensión vocacional".

Asimismo, ha subrayado la importancia de la oración como "el primer e insustituible servicio que se puede ofrecer a la causa de las vocaciones". Y ha especificado: "Puesto que la vocación es siempre un don de Dios, la llamada vocacional y la respuesta a dicha vocación solo puede resonar y hacerse sentir en la oración, sin que ello sea entendido como un fácil recurso para desentendernos de trabajar en la evangelización de los jóvenes para que se abran a la llamada del Señor".

DAR RESPUESTA A LAS PREGUNTAS DE LOS JÓVENES

En otro momento de su alocución, el Papa ha explicado que la pastoral vocacional debe dar respuesta "a las preguntas que cada joven se plantea" para que así "ofrezca a cada uno de ellos lo necesario para colmar con abundancia sus deseos de búsqueda". En este sentido, Francisco ha destacado la importancia de que el joven vea "narrado en la vida concreta de un consagrado el modelo a seguir: Jesucristo". Por ello ha asegurado que "solo una propuesta de fe y vocacional encarnadas, tiene posibilidad de entrar en la vida de un joven".

También se ha referido al marco eclesial del Concilio Vaticano II, desde el que debe hacerse la propuesta vocacional. "Un compromiso y una participación en la vida de la Iglesia, como actores y no como simples espectadores. También deben sentirse partícipes de la vida consagrada: sus actividades, su espiritualidad, su carisma, su vida fraterna, su forma de vivir el seguimiento de Cristo", ha evidenciado. Así ha remarcado que la propuesta de fe, como la propuesta vocacional a la vida consagrada, "han de partir del centro de toda pastoral: Jesucristo".

Por último, el Papa ha subrayado la necesidad de "acompañar a los jóvenes" y moverlos "para que vayan más allá de las comodidades en las que descansan, despertar el deseo, interpretarles lo que están viviendo, llevarles a Jesús y siempre favoreciendo la libertad para que respondan a la llamada del Señor libre y responsablemente".

"Con los jóvenes hay que ser perseverantes, sembrar y esperar pacientemente que la semilla crezca y un día pueda dar su fruto. La misión del agente de pastoral juvenil tiene que ser bien consciente de que su labor es la de sembrar, otro hará crecer y otros recogerán los frutos", ha asegurado.