El Papa reza por migrantes del centro de detención libio:"La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves"

Publicado 07/07/2019 13:21:59CET

ROMA, 7 Jul. ( EUROPA PRESS) -

El Papa ha rezado por las víctimas del ataque a un centro de detención de migrantes en Trípoli, la capital Libia, del pasado martes 3 de julio en el que, según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), murieron 53 personas, entre ellos seis niños, y alrededor de 130 personas resultaron heridas.

"Aunque hayan pasado algunos días os invito a rezar por las pobres personas inermes asesinadas o heridas en el ataque aéreo contra un centro de detención de migrantes en Libia. La comunidad internacional no puede tolerar hechos tan graves", ha declarado el Pontífice durante el ángelus de este domingo.

"Rezo por las víctimas. Que el Dios de la paz acoja a todos los difuntos y de asistencia a os heridos", ha añadido.
En el centro de detención, situado en la localidad de Tajura, en el sur de Trípoli, había más de 600 migrantes detenidos de más de 71 nacionalidades.

El Papa también ha recordado a las víctimas de las masacres que se han cometido en Afganistán, Mali, Burkina Faso y Níger.

Asimismo, Francisco ha deseado que se activen "de forma extendida y organizada" los corredores humanitarios para los inmigrantes con más necesidades. Se trata de un proyecto piloto impulsado por la Comunidad de Sant'Egidio junto con la Federación de Iglesias Evangélicas de Italia y la Mesa Valdense, totalmente autofinanciado, que tiene como principales objetivos evitar los viajes con pateras a través del Mediterráneo e impedir la explotación de los traficantes, que se lucran con aquellos que huyen de la guerra.

El Papa celebrará este lunes una misa en la Basílica de San Pedro por los inmigrantes y en defensa de quienes les ayudan, en conmemoración del sexto aniversario de su viaje a la isla de Lampedusa, que se ha convertido en un símbolo de la muerte de muchos migrantes y refugiados, que huyen de las guerras.

Durante el rezo del ángelus, el Papa también ha señalado que la oración no debe estar limitada solamente a las necesidades propias. "Una oración es verdaderamente cristiana si tiene también una dimensión universal", ha explicado.

El Pontífice ha recordado que la misión de la Iglesia católica se basa en la oración que no es "proselitismo", sino "anuncio y testimonio" que requiere la "franqueza y la libertad evangélica" para destacar la responsabilidad de haber rechazado el mensaje de salvación, pero "sin condenas, ni maldiciones".

Contador