Actualizado 03/01/2022 12:32 CET

La primera semana del año trae una masa de aire polar que dejará temperaturas propias para la época y lluvias

Archivo - Jóvenes abrigados pasean por Madrid en un día de invierno.
Archivo - Jóvenes abrigados pasean por Madrid en un día de invierno. - EUROPA PRESS - Archivo

   MADRID, 3 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La primera semana de 2022 trae una masa de aire polar que hará descender las temperaturas a "valores propios para la época", mientras el paso de varios frentes dará lugar a lluvias, sobre todo en el norte, según ha pronosticado la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

   El portavoz de AEMET, Rubén del Campo, ha precisado que la llegada de esta masa de aire, en sustitución de la de aire cálido que se había instalado, provocará un "acusado" descenso de las temperaturas en todo el país, situándose los termómetros desde el próximo miércoles, 5 de enero, en temperaturas propias del mes o incluso "ligeramente más frías" en la mitad norte.

   Con ello volverán las heladas nocturnas a amplias zonas del interior, mientras en las horas centrales del día no se superarán en general los 15 grados, ha incidido, en declaraciones recogidas por Europa Press.

   Además, varios sistemas frontales atravesarán el territorio entre el martes y el miércoles con lluvias, especialmente en el norte, por lo que eventos como la cabalgata de Reyes se tendrá que llevar un paraguas como "complemento".

   Por días, el portavoz de la AEMET ha apuntado que este lunes, 3 de enero, se continuará con ambiente anticiclónico y seco, aunque con la entrada de la tarde y noche llegará un frente al extremo occidental de Galicia, dejando algunas lluvias.

   También, habrá bancos de niebla en los valles de los grandes ríos y vientos fuertes en Galicia y en la cordillera Cantábrica, con temperaturas que "no experimentarán grandes cambios o bajarán ligeramente", pero que "todavía serán muy altas para la época".

   De hecho, las temperaturas diurnas estarán este lunes entre "cinco y diez grados por encima de lo normal en casi toda España", ha advertido Del Campo.

   Este martes, 4 de enero, el frente Atlántico que el día anterior alcanzaba Galicia, atravesará la Península de oeste a este, tras lo que llegará la masa de aire polar que repercutirá en un descenso "notable" de las temperaturas. Así, la bajada será "muy palpable" este martes en la mitad occidental de la Península, mientras en las regiones bañadas por el Mediterráneo subirán "de manera algo acusada", rondando los 25 grados -- por ejemplo, en zonas de la costa de la Comunidad Valenciana--.

   Igualmente, seguirá el ambiente cálido en el Cantábrico, con máximas superiores a los 20 grados, si bien en el oeste bajarán las temperaturas y ciudades como León, Valladolid o Madrid se quedarán con entre diez y doce grados de máxima, ha desgranado el portavoz de AEMET.

   Las lluvias afectarán el martes especialmente a Galicia, donde podrían estar acompañadas de tormentas, y también a las comunidades cantábricas, mientras a lo largo del día se irá cubriendo en el resto de la Península y "probablemente" se extenderán a la mitad norte, a la zona centro y a las montañas del sureste.

   Con el descenso térmico, la nieve hará acto de presencia, bajando la cota a lo largo del día hasta unos 1.000 o 1.400 metros en el norte y centro, y unos 1.500 metros en el sur, ha explicado Del Campo, que ha avanzado que otro fenómeno "significativo" será el viento con rachas fuertes "muy fuertes" en áreas de montaña, en litorales y amplias zonas de la meseta norte en general.

MIÉRCOLES Y JUEVES

   Por otra parte, el próximo miércoles, 5 de enero, la Península y Baleares tendrán un régimen de vientos del oeste y noroeste que soplarán "con intensidad" en el área mediterránea, principalmente, aunque también en áreas de montaña de la mitad norte.

   La aproximación de un nuevo frente dará lugar este día a lluvias en el tercio norte peninsular, especialmente en Galicia, el Cantábrico oriental y los Pirineos, mientras en Castilla y León, en el Sistema Ibérico y montañas del sureste las precipitaciones serán "débiles y dispersas" , ha indicado Del Campo. Tampoco se puede descartar del todo una lluvia también "débil, ocasional y dispersa" en la zona centro y meseta sur.

   Mientras, la cota de nieve bajará hasta unos 900 metros en los Pirineos y quedará entre 900 y 1.200 metros en el resto de la mitad norte, al tiempo que se situará por encima de 1.200 en la mitad sur.

   Así las cosas, las temperaturas continuarán su descenso, bajando sobre todo en el Cantábrico, la zona centro, el este de la Península y Baleares entre seis y diez grados con respecto al día anterior. Además, en algunas zonas del extremo norte y del tercio oriental podrían bajar más de diez grados con respecto al martes, lo que el portavoz de AEMET ha tildado como un "descenso extraordinario".

   El miércoles también amanecerá con heladas en buena parte del extremo norte y este, y durante el día el ambiente será frío con temperaturas máximas en las dos mesetas de en torno a cinco a diez grados; de diez a 15 grados en el Cantábrico, el interior de Andalucía y Extremadura; y de entre 15 y 18 grados en las regiones mediterráneas.

    Del Campo ha incidido en que, de este modo, las temperaturas serán ya "normales" para esta época en todo el país, aunque "algo más bajas de lo normal" en el interior de la mitad norte.

   Por otra parte, el jueves 6 de enero las temperaturas nocturnas continuarán bajando, habrá heladas en buena parte del interior e incluso en el suroeste peninsular. De hecho, en ciudades como Teruel o Soria se bajará hasta los seis grados bajo cero, mientras se rondarán los tres a cinco grados bajo cero en ciudades como Pamplona, Victoria, Huesca o Lleida. "Incluso podría helar cerca de la costa vasca, como en Bilbao, donde se podría bajar hasta un grado bajo cero", ha avisado el portavoz.

   Las temperaturas diurnas, sin embargo, subirán en el Cantábrico y en la mitad occidental, sin variar demasiado en el resto de la Península, con lo que el jueves, según Del Campo, se podría considerar como "normal" por las temperaturas y el ambiente frío en todo el país, "propio de la época".

   Las precipitaciones se producirán el jueves de forma "ocasional y dispersa" en Galicia, el Cantábrico y Pirineos, sin descartarlo en zonas montañosas del centro y el sureste, pero con tendencia "a remitir", mientras será un "día estable, con cielos poco nubosos en el resto del territorio y sin lluvias en general". Respecto a la cota de nieve, el jueves bajará un poco más en Pirineos, situándose sobre 700 metros, mientras que en el resto subirá entre unos 1.000 y 1.200 metros a unos 1.400.

   Además, seguirá soplando el viento intensamente en el nordeste peninsular y en Baleares, así como en puntos del Cantábrico, ha indicado el portavoz de AEMET, que ha determinado también que de cara al final de la semana "lo más probable es que domine la situación anticiclónica, sin lluvias". También, continuarán las heladas nocturnas, aunque la tendencia "general" será que suban las temperaturas pero con "valores propios de la época del año".

ARCHIPIÉLAGO CANARIO

   Respecto a Canararias, Del Campo ha detallado que este lunes y martes predominarán los cielos despejados con algo de polvo en suspensión que darán lugar a calima, mientras las temperaturas bajarán ligeramente pero seguirán todavía "altas para la época".

   "A partir del miércoles se restablecerá el régimen de alisios que dejará nubes abundantes y lluvias en el norte de las islas de mayor relieve el miércoles y jueves, y unas temperaturas con valores normales para las fechas. Esta situación de vientos alisios probablemente de prolongue un par de días más", ha añadido.

Contador