Actualizado 17/02/2007 17:37 CET

Salvamento Marítimo destaca que está controlando la fermentación del buque holandés 'Ostedijk'

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 17 Feb. (EUROPA PRESS) -

Salvamento Marítimo de Fisterra destacó que las labores que está realizando en el buque holandés 'Ostedijk', situado a 15 millas de la Torre de Hércules de A Coruña, están logrando controlar la fermentación de la parte de las 6.012 toneladas de fertilizante que se ha descompuesto y emite gases tóxicos.

Por lo tanto, descartó que se esté alejando de la costa porque las emisiones supongan un peligro para la población, "ya que ni siquiera lo están siendo para la tripulación, habría sido evacuada".

Así lo confirmaron fuentes de Salvamento Marítimo a Europa Press, quienes precisaron que un remolcador de Salvamento mantiene fijo por popa al buque para mantenerlo estable en dirección contraria al viento, para que los gases que emiten no afecten a la tripulación, compuesta por 12 miembros, y sobre la que aclaró que no perdieron el gobierno del barco.

Estas mismas fuentes apuntaron que no tienen conocimiento de ningún tipo de nube tóxica e insistieron en descartar, por el momento, peligro para tripulación y menos para la población del litoral coruñés.

Salvamento Marítimo recordó que a las 01.50 horas el buque 'Ostedijk', de bandera holandesa y que había partido de Noruega con destino a Valencia, lanzó un aviso de ayuda al detectar que parte del abono, NTK 151515, encerrado en sus bodegas, se había descompuesto.

Salvamento Marítimo explicó que esta reacción química provoca que la carga fermente, por lo que además de desprender gases con un olor que hace imposible la actividad en el barco, provoca una aumento de la temperatura del fertilizante hasta grados muy elevados.

Ante la llamada de ayuda, Salvamento Marítimo envió a la zona los remolcadores Don Inda, con base en Corcubión, y el Ibaizábal I de A Coruña. No obstante, sólo uno de ellos está actuando en estos momentos para realizar la operación de viraje de dirección del buque para que los gases salgan de la bodega ya abierta, para que se airee, pero no en la orientación que afecte a la tripulación.

"La operación durará su tiempo pero no hay mayor peligro", sintetizaron desde Salvamento Marítimo, quienes confirmaron que Capitanía Marítima ha constituido un gabinete de crisis en Torre de Control de A Coruña, entre la Delegación del Gobierno en Galicia y la Xunta, pero descartó que de momento se haya decidido remolcarlo para fondearlo en la ría de Ares, ya que se prevé que el viraje del buque sea la solución definitiva.