Sindicatos de Policía Foral critican "presiones" por el anterior Gobierno para fijar las plazas con euskera en el cuerpo

Publicado 02/10/2019 11:58:04CET

No obstante, afirman que no sienten que se les imponga el uso del euskera en su jornada laboral

PAMPLONA, 2 Oct. (EUROPA PRESS) -

Los sindicatos de la Policía Foral APF y SPF han criticado este miércoles en el Parlamento una "campaña de presiones" el pasado mes de junio, con el anterior Ejecutivo en funciones, a los agentes para intentar definir las plazas con euskera en el cuerpo. No obstante, han señalado que "no sentimos que se nos imponga el uso del euskera en nuestra jornada laboral".

Representantes de ambos sindicatos de la Policía Foral han comparecido en una sesión de trabajo en la Cámara solicitada por Navarra Suma para abordar "la campaña de presiones a la que están siendo sometidos los agentes de la Policía Foral con la finalidad de imponerles el uso del euskera en su actividad".

Así, Alberto Echeverría ha señalado que "sí sufrimos esa campaña de presiones" para que, en el mes de junio, agentes del cuerpo policial se pronunciaran sobre el perfil lingüístico de sus plazas, si bien ha añadido que "no sentimos que se nos imponga el uso del euskera en nuestra jornada laboral".

Según ha añadido, "la situación política que se vivía en ese momento, con elecciones autonómicas y la aritmética parlamentaria que no daba para revalidar el cuatripartito y que venía el verano, hizo que hubiera prisa". "Presiones hubo", ha señalado, para añadir que "se nos apretó en tiempo".

Ha indicado que desde la Dirección General de Interior "se instaba a los jefes de unidad sobre si se contestaban" los agentes al formulario acerca de si su plaza requería euskera o no y también "acerca de por qué se contestaba que no o no se contestaba". "Eso es innegable", ha dicho, para añadir que "exculpo a dirección de la Policía Foral y a Recursos Humanos porque las presiones van de arriba a abajo".

Ha añadido Echeverría que si hubiera que volver a retomar el tema se "puede hacer de otra manera" y "hay que informar a cada agente de lo que significa decir sí o no escoger si su plaza es bilingüe". Según ha dicho, "más del 70 por ciento de la Policía Foral tenía obligación de responder a ese llamamiento".

Sobre las 59 plazas que, según se expuso en la Mesa General de la Función Pública, requerirían el requisito de euskera en la Policía Foral, lo que representa un 5,3 por ciento del cuerpo, ha considerado que "es un porcentaje bastante ajustado a lo que es la realidad sociolingüística de la Comunidad". Sin embargo, ha continuado, "en las últimas 37 plazas de Policía Foral el requisito de euskera era para 10 de las plazas, lo que supone más de un 25 por ciento, porcentaje muy superior del 5,3 por ciento".

Por su parte, Francisco Javier Tarazona ha explicado que el primer correo en relación a que los agentes se definieran sobre el perfil lingüístico de su plaza llegó el 5 de junio, "con 5 días para que contestaran". "Es increíble que sea el propio funcionario el que diga si su plaza tiene o no requisito de euskera", ha dicho, para criticar que no sabían los agentes "las consecuencias de decir sí o no".

Ha expuesto que entonces "no contestó prácticamente ningún agente", por lo que se hace "un segundo intento por la Administración y se abre segundo plazo el 21 de junio con un formulario esta vez". "Lo más grave de todo es que en esta tanda el jefe de unidad tiene que rellenar un informe explicando acerca del que no quiera rellenar o no esté", ha dicho, para afirmar que "cada policía es libre de contestar o no".

A su juicio, "es una manera de apretar al personal, cuando no es quien el funcionario quien decide, es un deber de la Administración". En este sentido, Santos Díaz, ha incidido en que "nos pareció grave que sea el trabajador quien decida el perfil de su puesto, es algo raro".

Contador

Para leer más