Un total de 26 niños han muerto en Europa desde 2006 tras haberlos dejado dentro de un vehículo, según el RACE

Publicado 18/07/2019 15:10:28CET

   MADRID, 18 Jul. (EUROPA PRESS) -

   Un total de 26 niños han muerto en Europa desde el año 2006 por dejarlos dentro de un vehículo, según datos del Real Automóvil Club de España (RACE) que alerta de los graves riesgos que supone dejar a un niño dentro de un vehículo bajo el sol.

   Según los estudios consultados por parte de RACE, solo en Estados Unidos fallecen por este motivo un promedio de 38 niños al año y en Europa, desde el año 2006 se han comunicado más de 93 casos, con 26 niños fallecidos, dos de ellos en España. Aun así, en el 81 por ciento de los 93 casos analizados, los padres alegaron que no lo hicieron conscientemente, mientras que el 11 por ciento afirmaron lo contrario.

   En cuanto a la edad de los niños, los menores de 2 años supone el 65 por ciento del total. Además, este grupo de edad es el más vulnerable debido a la inmadurez de su sistema de regulación térmico y la falta de autonomía para evitar esta situación de estrés térmico.

EFECTOS DE LA TEMPERATURA INTERIOR DEL VEHÍCULO EN LOS NIÑOS

   El sistema de autorregulación de temperatura corporal en los bebés es inmaduro y hace que con temperaturas exteriores muy altas, su cuerpo no sea capaz de mantener la temperatura corporal normal. Si no se toman medidas con las elevadas temperaturas, el alto grado de deshidratación y la alta temperatura pueden provocar que los órganos funcionen de una manera errática, provocando que los síntomas empeoren mucho más.

   Además, el RACE ha participado en una investigación para conocer el incremento de la temperatura en un vehículo estacionado bajo los efectos del sol que toma como referencia una temperatura exterior (de ambiente) de entre 27 grados centígrados y 29 grados centígrados.

   Para abordar la prueba, RACE se ha centrado en tres situaciones distintas dejando el vehículo totalmente cerrado, con una ventanilla abierta o con ambas abiertas.

   Los resultados muestran como mientras la temperatura ambiente exterior permanece constante, las mediciones en el interior del vehículo, independientemente de las tres situaciones, ha aumentado en más de 10 grados centígrados, en solo diez minutos. A los 30 minutos, la temperatura sigue incrementándose, marcando el doble que en el exterior. Y por último, después de casi dos horas, la temperatura en el interior del vehículo ya está por encima de los 60 grados centígrados.

CONSEJOS CONTRA EL CALOR EN EL VEHÍCULO

   Por ello, el RACE insiste en no dejar "bajo ningún concepto" a un bebé o a un niño solo dentro de un vehículo y recomienda controlar la temperatura del interior del vehículo y utilizar el climatizador para que las temperaturas sean confortables.

   Además, también aconseja que antes de salir del vehículo se revise siempre el habitáculo con el fin de no olvidar a ningún ocupante y evitar distracciones como atender una llamada o cuestiones que te puedan hacer olvidar que queda un niño en el vehículo.

   Finalmente, recomienda llamar urgentemente al 112 a quien se encuentre a un niño desatendido dentro de un vehículo, y tratar de sacarlo de manera segura.