Actualizado 01/12/2015 14:53 CET

El Vaticano reclama en París una economía de bajo contenido en carbono "por ética"

ROMA, 1 Dic. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin, ha instado a líderes políticos y económicos en la Cumbre del Clima de París que se celebrará hasta el próximo 11 de diciembre a "emprender con convicción el camino hacia una economía de bajo contenido de carbono y hacia un desarrollo humano integral", algo que considera "un imperativo ético".

Durante su discurso este lunes por la tarde, señaló que la COP 21 debe concluirse con la adopción de un acuerdo global "que tenga una clara orientación ética, que transmita fuertes señales para todos los actores implicados y que adopte una visión a largo plazo coherente con la consecución de tres objetivos: paliar los efectos del cambio climático, luchar contra la pobreza, hacer florecer la dignidad del ser humano".

Además, ha subrayado la importancia de que los países con mayores recursos y más contaminantes den "buen ejemplo" y les ha pedido que continúen "aportando recursos a los países más necesitados para promover políticas y programas de desarrollo sostenible".

El secretario de Estado de la Santa Sede, ha advertido de que son "los más pobres y las generaciones futuras" los más vulnerables ante el impacto del fenómeno del cambio climático" al tiempo que ha aseverado que "no hay espacio para la llamada globalización de la indiferencia".

Para Parolin "es importante que este Acuerdo se centre en el reconocimiento tanto del imperativo ético a actuar en un contexto de solidaridad global, como en la responsabilidad común pero diferenciado de cada uno, según las respectivas capacidades y condiciones".

Asimismo, considera necesario "tomarse en serio la actuación de modelos de producción y consumo sostenible y de nuevas actitudes y estilos de vida". "Aquí se entra en los campos fundamentales de la educación y de la formación, lamentablemente, a veces dejados de lado en las negociaciones sobre Acuerdos internacionales", ha señalado.

Por ello, ha destacado que "las soluciones técnicas son necesarias pero no suficientes si no se entra en los méritos de la educación a estilos de vida sostenibles y a una conciencia responsable".

Finalmente, ha exhortado a cambiar el actual estilo de vida que preconiza "la cultura del descarte" porque, a su juicio, "es insostenible y no debe tener espacio en los modelos de educación y desarrollo".

Para leer más