El verano, que comienza mañana, será algo más caluroso de lo normal en la Península y Baleares, similar al de 2018

Actualizado 20/06/2019 13:02:30 CET
442233.1.500.286.20190620115948
Vídeo de la noticia

   MADRID, 20 Jun. (EUROPA PRESS) -

El verano 2019, que sucederá este viernes a la novena primavera más cálida en lo que va de siglo, será "al menos" 0,5 grados centígrados (ºC) más caluroso de lo normal en la Península y Baleares, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) que, sin embargo, no ve una señal clara de precipitaciones para el periodo junio-septiembre.

De confirmarse la predicción, el verano se comportará en temperaturas de manera similar al del año pasado, 2018, que resultó 0,6ºC más cálido respecto a los valores normales del periodo de referencia 1981-2010 pero menos caluroso que los estíos de 2015 a 2017.

Durante la rueda de prensa estacional, la portavoz de la AEMET, Beatriz Hervella, ha destacado que la anomalía de medio grado centígrado más para el conjunto de España podría ser incluso mayor en León, Orense, Zamora, oeste de Extremadura, Huelva, Málaga y sur de Castilla-La Mancha donde la predicción prevé un verano hasta 1ºC más cálido.

Así, Hervella ha comparado esta predicción con el "famoso verano de 2003", que tuvo una anomalía 1,9ºC superior a los niveles normales.

Además, el portavoz Rubén del Campo ha confirmado que la primavera que termina fue también cálida, 0,5ºC más cálida, pero sobre todo ha subrayado que ha sido la sexta más seca del siglo XXI, con un 15 por ciento menos de lluvias de lo normal entre marzo y mayo, de modo de nuevo España está en situación de "sequía meteorológica".

Por temperaturas, ha comentado que marzo y mayo fueron meses cálidos mientras que abril registró en su conjunto temperaturas normales y ha incidido en el episodio cálido del 21 al 31 de mayo cuando se superaron 37ºC en el valle del Guadalquivir y en La Coruña se registró el día 31 un récord de temperatura máxima para el mes de mayo, al alcanzar 33,6ºC.

"La escasez de precipitaciones en los últimos 12 meses permite hablar de sequía meteorológica, sobre todo en la mitad occidental y en el tercio norte, así como en algunas islas canarias", ha destacado.

En este sentido, Del Campo ha precisado que la primavera de 2019 ha sido la sexta más seca del siglo XXI, con un valor medio de lluvias de 174 litros por metro cuadrado para el conjunto del país lo que "le confiere un carácter seco".

Por meses ha indicado que tanto marzo como mayo fueron "muy secos", con un -45 por ciento y un -61 por ciento de precipitaciones respecto al nivel normal, mientras que abril ha resultado ser el cuarto más lluvioso desde 1965, con un 48 por ciento de precipitaciones por encima de lo normal.

"Esto se debió, sobre todo a los episodios muy lluviosos que afectaron sobre todo al sureste peninsular", ha comentado Del Campo, que ha dicho que durante los cinco días de Semana Santa en algunos puntos llovió más del doble de lo que cae en toda una primavera normal.

El portavoz ha comparado la estación con la de 2018, que fue "la más lluviosa de toda la serie histórica", pero este año de 2019 "no ha llovido ni la mitad que en la primavera pasada".

Asimismo, ha insistido en mayo, que ha sido muy seco, con un -61 por ciento de lluvias frente a lo normal y hay zonas donde ni siquiera ha caído una gota desde el 24 de abril. Por ejemplo, ha citado a la ciudad de Madrid, donde en mayo "no cayó nada", la segunda vez que esto ocurre desde que hay registros y la primera vez fue "hace poco", en 2015. Por otra parte, ha añadido que esta primavera ha sido la tercera menos tormentosa del siglo.

El portavoz ha recordado que las lluvias de abril se concentraron principalmente entre los días 18 y 22 a consecuencia del temporal de Levante que dejó en pocos días en la Comunidad Valenciana y Murcia más de 200 litros por metro cuadrado.

El contexto seco de esta primavera mantiene la tendencia actual de este año hidrológico, que comenzó el pasado 1 de octubre de 2018 y que acumula un valor de lluvias para el conjunto del país un 15 por ciento más bajo de lo normal pero ha añadido que en lo que va de año "natural", es decir desde el 1 de enero de 2019 las lluvias alcanzan un déficit del 25 por ciento por debajo de la media respecto al periodo 1981-2010.

"Estamos en el tercer año hidrológico y natural más seco del siglo XXI", ha comentado del Campo, que ha añadido que de acuerdo con el valor del Índice de Precipitación Estandarizado (SPI) se puede hablar de sequía en España en las provincias de La Coruña, Burgos, Vizcaya, Huesca, en el sur de Castilla y León, la Comunidad de Madrid, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha, el tercio occidental de Andalucía, norte de Tenerife y La Palma.

De hecho, ha advertido de que la sequía se acusa "especialmente" en el extremo oeste de Castilla y León, oeste de la Comunidad de Madrid y oeste de la provincia de Toledo. "Desde febrero de 2018 no se daba un índice de sequía tan bajo, a pesar de que en España la sequía es una situación habitual", ha precisado Del Campo, que apostilla que "el oasis" de 2018 "se ha revertido".

La situación no está cerca de arreglarse ya que ambos portavoces han indicado que no se ve una tendencia a que en los próximos meses vaya a ser diferente a la climatología propia del verano, cuando las precipitaciones son escasas. "Solo podría arreglar el balance hídrico un septiembre especialmente lluvioso", ha lamentado.

VERANO "COMPLICADO" PARA INCENDIOS

En este contexto, el portavoz ha advertido de que este verano podría ser "difícil" para los incendios forestales, atendiendo a la situación de sequía meteorológica, a la previsión de temperaturas más altas de lo normal para los próximos meses, que agudizan a la baja la humedad relativa del suelo, ya que en verano las precipitaciones suelen ser escasas.

En definitiva, ha admitido que parece que el riesgo de incendios podría ser "mayor" por la temperatura y la humedad, pero ha comentado que hace falta ver qué pasa con el viento y las tormentas, que también inciden tanto en el inicio como en el desarrollo de los incendios. "De partida, la temporada podría ser difícil y complicada", ha apostillado.

A nivel global, Hervella ha explicado que la tendencia en España va en línea con el resto del mundo, ya que esta primavera ha sido también calurosa, con un marzo que fue el segundo más cálido en el planeta desde que hay registros en 1880; el segundo abril más cálido también desde 1880 y el cuarto mayo más cálido desde que hay registros. "Van 412 meses consecutivos que la temperatura media del planeta es más cálida de lo normal", ha incidido.

PRÓXIMOS DÍAS

De cara a los próximos días, la portavoz ha pronosticado que las temperaturas empezarán desde este viernes a recuperarse en el noreste y en el oeste y noroeste de la Península y prevé que la próxima semana todo apunta a que un calor "intenso" generalizado aunque no ha precisado si se producirá la primera ola de calor del verano.

"Aún es pronto", ha zanjado la portavoz que, en todo caso, asegura que los termómetros subirán y darán lugar a valores "especialmente altos".

Respecto a las lluvias y tormentas que este jueves afectan a la mitad norte y el viernes al tercio norte, ha dicho que remitirán el sábado pero de nuevo el domingo llegará una nueva borrasca que podría dejar precipitaciones en el noroeste.

Contador

Para leer más