AMPL.-15M.-Detenidos tres 'indignados' en Palma de Mallorca tras escalar por unos andamios al balcón del Ayuntamiento

Uno De Los 'Indignados' Detenidos En Palma
EUROPA PRESS
Actualizado 11/06/2011 18:01:58 CET

PALMA DE MALLORCA, 11 Jun. (EUROPA PRESS) -

Tres 'indignados' han sido detenidos este sábado por la Policía Local tras haberse encaramado por unas vallas y haber subido hasta el balcón del Ayuntamiento de Palma de Mallorca, donde, al llegar hasta éste, han comenzado a saludar al resto de personas pertenecientes al movimiento 15-M que se habían concentrado en la Plaza de Cort, como respuesta al traspaso de poderes que se había producido hace sólo unas horas en el Consistorio palmesano.

Las tres personas han sido detenidas en el balcón por agentes de la Policía Local y, posteriormente, han sido esposados y conducidos, por la parte trasera del Ayuntamiento, a un furgón policial. No obstante, varios 'indignados' se han concentrado frente al vehículo para impedir su paso, por lo que la Policía ha efectuado varios empujones a estas personas para permitir el traslado.

Los tres detenidos, que forman parte del grupo de más de 300 personas que han participado este sábado en un 'funeral' por la democracia, han sido trasladados a los calabozos de la Policía Local de San Fernando, donde previsiblemente serán puestos en libertad en las próximas horas.

Por el momento, y pese a los enfrentamientos que han tenido lugar posteriormente, tanto verbales contra los agentes como contra el furgón policial al que uno de los jóvenes llegó a dar una patada, no se han producido más detenciones.

Cabe recordar que la marcha en la que participaron estas tres personas partió sobre las 11.00 horas de la Plaza España y finalizó a las puertas del Consistorio, donde realizaron una cacerolada, coincidiendo con el cambio de Gobierno en el Ayuntamiento de Palma y la toma de posesión del nuevo alcalde, Mateo Isern.

Preguntado por los delitos que se imputan a los tres jóvenes, el jefe del operativo de la Policía Local no ha querido responder, si bien uno de los agentes ha considerado que podría imputárseles un delito de desobediencia.

El acto de los tres 'indignados' se produjo minutos después de que abandonara el Ayuntamiento el nuevo alcalde de Palma, el 'popular', Mateo Isern, quien fue recibido por los 300 'indignados' con abucheos y con gritos de 'fuera', 'ladrones' y 'no hay pan para tantos chorizos'. Preguntado sobre su valoración acerca de esta concentración, Isern ha indicado que no quería hacer ninguna declaración al respecto.

Tras la salida a pie del alcalde, varios simpatizantes del PP se asomaron al balcón del Ayuntamiento con banderas y gorros de este partido, lo que provocó que los 'indignados' empezaran a gritar 'queremos subir, queremos subir'.

Acto seguido y cuando la rúa tenía pensado regresar de nuevo a la Plaza España, los tres jóvenes que fueron arrestados se encaramaron a unos andamios colocados en la fachada del Ayuntamiento y con gran agilidad y ante la mirada atónita de los agentes de la Policía Local que se encontraban abajo subieron hasta el balcón del Ayuntamiento, desde donde saludaron a las personas integrantes del movimiento 15-M.

Tras estar cerca de medio minuto saludando, varios agentes salieron al balcón y agarraron a los jóvenes a quienes introdujeron en el Ayuntamiento, donde los esposaron por la espalda y se los llevaron detenidos en un mismo furgón policial por la puerta de atrás del Consistorio.

SOLIDARIDAD CON LOS DETENIDOS

Al enterarse de que iban a salir por esta puerta, medio centenar de 'indignados' acudieron para solidarizarse con los detenidos, hasta el punto de que se llegaron a sentar en el suelo impidiendo la salida del furgón y obligando a los agentes policiales a apartarlos llegando incluso a arrastrarlos para que no fuesen atropellados.

Pese a que hubo varios enfrentamientos y se temía que hubiese más detenciones tras generarse un gran clima de tensión, los agentes lograron apartar a todos los 'indignados' agarrándolos de los brazos, por lo que el furgón pudo salir a toda velocidad en dirección al cuartel de San Fernando, donde en estos momentos se encuentran los tres jóvenes detenidos.

Así, en estos momentos, una veintena de 'indignados' se dirigen al cuartel para interesarse por el estado de sus compañeros y ver si necesitan algo, según ha informado a Europa Press uno de los portavoces del Movimiento 15-M, quien ha mostrado su total rechazo al hecho de que los nuevos dirigentes del Consistorio "dejen subir al balcón del Ayuntamiento a gente del PP con sus banderas que "no tenían nada que ver con la gente que estaba tomando el poder" y que, sin embargo, "no permitan subir al resto del pueblo".

Durante la concentración que mantuvieron durante toda la mañana los 300 'indignados' frente a la Casa Consistorial, el único incidente que se produjo fue cuando los agentes de la Policía Nacional identificaron a uno de los jóvenes por estar "grabando las placas de identificación de los policías".

Así, el jefe del operativo de la Policía Nacional informó al joven que sería comunicado al Juzgado el hecho de que estuviera grabando "las placas de los agentes", algo que, según subrayó, "no podía hacer, porque no era periodista" y, por tanto, a su juicio, las imágenes estaban siendo tomadas de manera "insidiosa e ilegal".

De esta manera, le advirtió de que sería detenido si continuaba grabando las placas identificativas de los agentes, a quienes el jefe del operativo dio, posteriormente, libertad para que se las quitaran e impedir así que fuesen grabadas.

En esta línea, los 'indignados' reprocharon a los agentes que "no llevaran las placas identificativas", dado que sólo unos pocos las llevaban a la vista y, en esta línea, el jefe del operativo informó a Europa Press que él se hacía responsable ante el juez de todos los agentes, al tiempo que señaló que la manifestación de los 'indignados' "no estaba comunicada" ante la Delegación del Gobierno.

A pesar de ello, manifestó que "se ha permitido y se ha protegido" a sus asistentes con vallas para impedir que haya "problemas" o enfrentamientos con el centenar de simpatizantes del PP que acudieron a la Plaza de Cort para asistir a la toma de posesión de Isern, que fue retransmitida por dos grandes televisores y varios altavoces.

Finalmente, no se produjo ningún enfrentamiento entre los 'indignados' y los simpatizantes del PP, separados por vallas, si bien estos últimos pudieron acudir al medio de la Plaza de Cort para poder ver la toma de posesión en las pantallas de televisión, mientras que los participantes del movimiento 15-M estuvieron custodiados en todo momento por varios agentes de la Policía Nacional.