Actualizado 28/06/2007 19:04 CET

Una conductora de bus, agredida en su ruta a Talavera, dice que eran 9 personas, algunas de 50 años con barras de hierro

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

Silvia, la conductora de autobús de la empresa Avanza líneas urbanas, la antigua Sepulvedana, declaró hoy que, los individuos que la agredieron el pasado domingo en un cruce de carreteras de Toledo cuando cubría la ruta entre Madrid y Talavera de la Reina, eran en total nueve personas, algunas de ellas de unos 50 años, que portaban barras de hierro.

Los hechos tuvieron lugar en uno de los puntos de subida y bajada de viajeros, cerca del pueblo de Santa Olalla, en un lugar conocido como El Bravo.

Según manifestó la víctima, en declaraciones a Europa Press, durante el trayecto a esa parada, un coche fue realizando adelantamientos y paradas "bruscas" y una conducción peligrosa y ella tuvo que tocar el claxon en repetidas ocasiones.

El conductor del coche pareció, a su juicio, hacer caso omiso de tales advertencias sonoras y continuó la marcha con paradas repetidas "en casi todos los badenes", ante la empleada de la antigua Sepulvedana decidió adelantarlo. "Una de las veces creía que me lo comía del frenazo que pegó", apuntó.

Cuando llegó a la parada de autobús estaba aparcado ese coche junto a otros tres y, nada más detener el vehículo, cerca de 9 personas le interpelaron "para que se bajara" y le amenazaron con "darle una paliza" con barras de hierro. Según la conductora, las edades de los que allí se encontraban y la amenazaban rondaban los entre 25 y 50 años, y "ya están fichados porque tienen asuntos pendientes con la justicia".

Como estas personas no dejaban de increparla para que se bajara y continuaban profiriéndola insultos, el marido de la conductora, que se encontraba entre los pasajeros, descendió del vehículo para intentar "calmar los ánimos" de estas personas.

Sin embargo, comenzaron a agredirle y le causaron policontusiones por todo el cuerpo, además de un golpe en la nariz que propició que sangrara "abundantemente". Entonces, su mujer se bajó también para intentar socorrerle pero también la emprendieron con ella. Su pareja también sufrió una inflamación de las cuerdas bucales ya que, según la conductora, llevaba un cordón de cuero al cuello de colgante y le tiraron de él insistentemente.

Una chica, de entorno a 25 años, que se encontraba en el grupo de los agresores, la golpeó con un casco en la cabeza cuando intentaba subir al autobús para ponerse a salvo y comenzó a darle puñetazos en la cara y a arrastrarla de los pelos por el suelo.

Asimismo, uno de los viajeros, de nacionalidad marroquí, se bajó para ayudar a los agredidos pero también fue insultado y le propinaron varios puñetazos. "Le llamaron 'moro de mierda' y le decían que se fuera a su país. Incluso uno de ellos, cuando ya había llegado la Guardia Civil, se bajó los pantalones", señaló la trabajadora.

Tras presentar una denuncia por los hechos, los agredidos ingresaron en el Hospital de Talavera de la Reina para ser examinados y fueron dados de alta pasadas las 3.30 de la noche ya que sus lesiones no revestían gravedad.

Por su parte, el Comité de Empresa de Avanza líneas Interurbanas realizará una concentración para manifestar su repulsa ante hechos como el acaecido y para mostrar su apoyo y solidaridad a la agredida.

Finalmente, la conductora destacó que los agresores han oído la noticia por los medios de comunicación y "quieren salir en la televisión para ofrecer su versión". "A mí, me da igual", recalcó.