Actualizado 28/06/2007 16:39 CET

Desarticulada en Madrid y Leganés la mayor red de venta de ropa de primeras marcas falsificadas

La Policía se incauta de 334.095 artículos falsos, procedentes de Asia, que tendrían un valor en el mercado de 25 millones de euros

MADRID, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La Policía Municipal y la Guardia Civil han desarticulado en Madrid y Leganés una red dedicada a la venta de prendas falsificadas de marcas de lujo, durante la mayor operación en materia de propiedad intelectual que se ha llevado a cabo en España, informaron hoy fuentes policiales.

Durante la operación, denominada 'Glamour', han sido detenidas diez personas: cuatro marroquíes, dos senegaleses, tres españoles y un ciudadano de Bangladesh, y otros once sospechosos se encuentran con orden de busca y captura. Los agentes se han incautado de 334.095 artículos de reconocidas marcas y prestigiosas firmas que podrían alcanzar en el mercado un valor aproximado de 25 millones de euros.

La Policía de Ruta de Policía Municipal de Madrid, una unidad de paisano que vigila el tráfico de drogas y la seguridad de los conductores en los autobuses de la EMT, comenzó la investigación durante el mes de marzo en tres locales de Madrid (de Vallecas, Arganzuela y Centro), donde descubrieron que se vendía mercancía ilegal procedente de países asiáticos.

Los investigadores encontraron coincidencias con los productos incautados en otras intervenciones en cuanto a los productos, su forma de embalaje y otros detalles, y determinaron que el proveedor de las tiendas era el mismo, concretamente uno que operaba en Leganés. La Policía Municipal se puso en contacto entonces con la Guardia Civil de Navalcarnero para iniciar una operación conjunta para vigilar a los proveedores y a los compradores.

En declaraciones a Europa Press, un agente de Ruta de Policía Municipal explicó que, tras la vigilancia, detectaron que las prendas falsas provenían de dos naves industriales de Leganés, una situada en la calle Electricidad de la localidad y una segunda en la calle Ramón y Cajal. En la primera nave industrial detuvieron a tres personas e incautaron más de 200.000 prendas, y en la segunda, la de Ramón y Cajal, apresaron a otras tres personas.

En Madrid, por su parte, la Policía entró en un edificio del Polígono de Hormigueras de Villa Vallecas y detuvo a otras dos personas relacionadas con el tráfico de prendas de lujo falsificadas. En total, han sido 17 los locales de la capital y Leganés donde se han llevado a cabo las intervenciones.

PROCEDENTES DE ASIA

Tras la rueda de prensa en la que se dio a conocer la operación y en la que se mostraron algunos de los objetos incautados, los investigadores indicaron que las prendas, imitaciones de marcas como Dolce Gabbana, Roberto Verino o Versace, llegaban a España desde algunos países asiáticos a través de Oporto, el Puerto de Valencia y algunas ciudades italianas que enviaban la mercancía en avión.

Estas prendas, una vez que llegaban a los polígonos de Leganés se vendían en mercadillos y algunas tiendas de la capital y alrededores. El género decomisado está almacenado en unas naves vigiladas por la Policía Local de Navalcarnero.

Así, el delegado de Seguridad y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, Pedro Calvo, dijo que la calidad de algunos de los artículos incautados "hace sospechar" que muchos de ellos podían venderse "en comercios de dueños sin escrúpulos". Calvo señaló que la sociedad madrileña "debe saber que comprar ropa falsificada atenta contra su propio beneficio".

Por ello, el concejal argumentó que comprar estas prendas de imitación que proceden de redes delictivas "ayuda a que se financien otras operaciones que ponen en riesgo la seguridad de los madrileños". "Este dinero, en muchas ocasiones, va a parar al tráfico de drogas y hasta el tráfico de armas y personas", agregó.

Por su parte, la directora de la Asociación Nacional en Defensa de la Marca, Soledad Rodríguez, aludió a un estudio que indica que el 18% de los madrileños reconoció que compra voluntariamente prendas falsas, aún sabiendo que es un delito, mientras que el 14% de los encuestados lo hace involuntariamente. De media, los ciudadanos admiten comprar dos prendas falsas al año, aunque Rodríguez piensa que son "muchas más" debido a la gran oferta que hay en el mercado negro.

A su juicio, "la gente esconde que compra ropa falsa" porque cada vez más "está peor visto".