Actualizado 24/07/2007 12:39 CET

Detenidos en Burgos y Madrid los dos presos fugados de Pereiro de Aguiar (Ourense)

Abandonaron la prisión tras descolgarse con sábanas anudadas y escalar un muro para huir

OURENSE, 24 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los dos presos que se fugaron en la madrugada de ayer de la cárcel ourensana de Pereiro de Aguiar fueron detenidos hoy en Burgos Y Madrid por agentes del Cuerpo Nacional de Policía, según confirmaron a Europa Press fuentes de la investigación.

Uno de los reos fugados fue arrestado sobre las 7.00 horas en Burgos por agentes de la Policía Nacional de la Comisaría de Ourense, tras seguir a la compañera sentimental del preso, según precisaron las mismas fuentes, mientras que el otro fue interceptado en Madrid.

Los reos se descolgaron por unas sábanas anudadas para, más tarde, escalar una valla metálica y saltar el único muro permetral del centro penitenciario ourensano para, al llegar arriba, precipitarse del otro lado.

Los hechos sucedieron entre las 2.00 y las 3.00 horas de la pasada jornada, ya que sobre la ronda nocturna que realizaron anteriormente los funcionarios no se apreció ninguna novedad.

La huida se detectó en el relevo de funcionarios sobre las 8.00 horas al descubrir el cristal blindado por el que salieron de la celda, descolgándose con sábanas anudadas, escalaron una valla metálica y accedieron finalmente al recinto desde donde escalaron el muro que los comunicó con el exterior.

RÉGIMEN ORDINARIO

El primero de los presos, Belisario S.P, de 27 años de edad y natural de Las Palmas, se encontraba cumpliendo una condena por varios delitos de robo y en el momento de la fuga ya había cumplido la mitad de su condena. Había ingresado en este centro penitenciario el 29 de diciembre de 2005 y estaba clasificado en segundo grado de tratamiento.

El segundo interno, Manuel P.D, de 34 años de edad, natural de la provincia de Ourense, había ingresado el pasado 14 de marzo de este mismo año y se encontraba en régimen de prisión preventiva por un delito de robo.

Ambos internos estaban en régimen ordinario y compartían celda en el módulo número tres del centro, siendo su comportamiento normal. Desde el año 1997 no se producía una fuga similar del centro penitenciario de Ourense.