La posidonia de Almardà se mantiene "estable", según AE-Agró

Publicado 14/08/2019 16:44:40CET
Buceadores en la playa de la Almardà
Buceadores en la playa de la AlmardàAE-AGRÓ

VALENCIA, 14 Ago. (EUROPA PRESS) -

La pradera de posidonia (Posidonia oceanica) del litoral de Almardà, en el término municipal de Sagunto (Valencia), permanece "estable" e incluso se ha apreciado "una tendencia positiva en su cobertura", según un estudio realizado por el colectivo Acció Ecologista-Agró (AE-Agró) Camp de Morvedre que, junto con el Club Buzos, examinó la zona el pasado 20 de julio en un voluntariado submarino.

Los datos obtenidos por la asociación ecologista y el Club Buzos han permitido llevar a cabo un estudio de seguimiento anual de la pradera. Esta iniciativa, que arrancó en 2016, se enmarca dentro del programa 'POSIMED', según ha indicado el colectivo en un comunicado.

En este contexto, ha resaltado que esta zona "se mantiene estable y se aprecia una tendencia positiva en su cobertura", tal como se desprende del análisis de los datos de los últimos cuatro años realizada por el Instituto de Ecología Litoral.

Hasta la década de los años 70, una "espectacular pradera marina de posidonia" se extendía desde la localidad valenciana de Canet d'en Berenguer hasta Almenara (Castellón), pero por el uso de fertilizantes químicos en la agricultura, de la pesca de arrastre, de la contaminación del emisario submarino de Canet y de las modificaciones de la dinámica litoral por puertos y espigones, ahora "solo queda un pequeño vestigio de la gran pradera de posidonia".

En concreto, esta posidonia se encuentra ante la playa de Almardà y, para mantener su correcta conservación, AE-Agró puso en marcha en 2016 un proyecto que consiste en realizar anualmente un voluntariado submarino de seguimiento y control.

En este sentido, después de cuatro años de estudio "se puede afirmar que la pradera de Almardà se mantiene estable, tanto por lo que respecta a la densidad de fajos de posidonia e, incluso, se aprecia una tendencia positiva en la cobertura del fondo marino que habrá que verificar durante los próximos años", ha sostenido el colectivo.

Los motivos de que se mantenga estables son el abandono agrícola y la reducción de las aportaciones de aguas cargadas de fertilizantes químicos al mar, así como la mejora en la depuración de aguas urbanas e industriales y el control y reducción de la pesca de arrastre, ha detallado.

"MÁS INVERSIONES EN SANEAMIENTO"

Sin embargo, para la correcta conservación de la pradera, que está "amenazada" por los efectos del cambio climático, desde AE-Agró consideran que serían necesarias "más inversiones en saneamiento, puesto que como se ha visto este verano todavía hay aguas fecales que llegan a las playas valencianas".

Asimismo, ha abogado por promocionar la agricultura ecológica y el ahorro de agua, así como instalar filtros verdes en los humedales litorales para mejorar la calidad del agua que las marjales vierten al mar.

Por otro lado, durante el estudio de la posidonia, constataron en 2017 el colapso de la población de nácares (Pinna nobilis) del Camp de Morvedre por culpa de un parásito. Se trata del Haplosporidium pinnae, responsable de la "muerte masiva" de nácares en el Mediterráneo y de la desaparición de sus poblaciones en el litoral de Andalucía, Murcia, las Islas Baleares y la Comunitat Valenciana.

Además, en 2018 corroboraron la proliferación en esta zona de la 'Caulerpa cylindracea', una especie exótica invasora que compite directamente con la pradera, aunque la entidad ha resaltado que, "por ahora, la posidonia de Almardà aguanta bastante bien el envite de este planta originaria de Australia".

Contador

Para leer más