Control en CyL a las viviendas turísticas y la actividad de guías para evitar intrusismo

Publicado 13/02/2019 10:28:19CET
MUCHOSOL - Archivo

VALLADOLID, 13 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Boletín Oficial de Castilla y León publica este miércoles el nuevo Plan de Inspección Turística para el periodo 2019-2022 aprobado por la Junta que da prioridad al control de las viviendas de uso turístico y la actividad de guías turísticos para evitar el intrusismo y la actividad clandestina en el sector.

Según han recordado desde la Consejería que dirige María Josefa García Cirac, el control de la legalidad, junto con la previa ordenación jurídica del sector turístico, impide "o, al menos, dificulta", que puedan existir actividades al margen de la ley al mismo tiempo que evita la práctica de actividades clandestinas y el intrusismo profesional.

Las actuaciones contempladas en el nuevo Plan se estructuran en cuatro objetivos fundamentales que pasan por mantener unos estándares adecuados de calidad turística, tanto en las instalaciones como en la prestación de servicios; eliminar la actividad clandestina; garantizar los derechos de los turistas y alcanzar una aplicación homogénea de la legislación turística a través de pautas comunes en el ejercicio de la función inspectora.

En este nuevo Plan de inspección se recoge como una actuación prioritaria el control de las viviendas de uso turístico ante el incremento de la oferta de ese tipo de alojamientos y una proliferación de viviendas de uso turístico relacionada con el uso de nuevas tecnologías para la comercialización, a través de plataformas que se anuncian en diversas páginas web.

Para la Consejería de Cultura y Turismo, esta nueva forma de gestionar los alojamientos debe ir unida a nuevas formas de controlar la legalidad turística de modo que la "tradicional visita" que realizaban los inspectores a los alojamientos deberá ser completada con nuevas formas para detectar actividades que se escapan de la legalidad.

Por ello, se recoge en el nuevo Plan de inspección nuevas herramientas de control, como son las consultas en las webs, sobre todo en el ámbito de las viviendas de uso turístico, donde su comercialización se hace, casi exclusivamente, a través de plataformas digitales. Además, para agilizar la labor de la inspección, se va a dotar de medios tecnológicos que faciliten el trabajo de los inspectores, como tablets y aplicaciones informáticas específicas.

El Plan de Inspección Turística contempla, además, el control de la actividad de otros sectores donde puede existir más incidencia del intrusismo, como el de los guías de turismo, los alojamientos de turismo rural, las actividades de turismo activo o en los albergues turísticos de los Caminos a Santiago.

Además de ese objetivo del Plan, dirigido a eliminar la actividad clandestina, se prevén otros objetivos como el control de la calidad de los alojamientos que presentan su declaración responsable; la inspección de los hechos que denuncian los particulares u otros organismos y la información y formación para contar con una interpretación y aplicación homogénea de la normativa

El propio Plan incluye actuaciones de seguimiento coordinadas desde la Dirección General de Turismo y la elaboración de una memoria final que incluirá un resumen total de las actuaciones realizadas, especificando el objetivo que corresponde a cada una de ellas y el tipo de actuaciones efectuadas, la cuantificación y análisis de los resultados obtenidos, así como las propuestas y sugerencias para la mejora y elaboración del siguiente Plan de Inspección.

"Así pues, el Plan de Inspección Turística 2019-2022 pretende ser un instrumento útil para desarrollar sus objetivos, de forma que sea posible determinar y garantizar fácilmente la eficacia de las actuaciones y el logro de resultados", han resumido las mismas fuentes.

En la elaboración del nuevo Plan de inspección se ha tenido en cuenta el análisis y valoración de la ejecución del anterior Plan de Inspección Turística para 2016-2017, cuyo grado medio de cumplimiento ha sido superior al 85 por ciento.