La Mesa del Turismo advierte de que "demonizar" el sector no es la solución para el cambio climático

Publicado 03/12/2019 17:50:14CET
Avión volando
Avión volando - ENAIRE - Archivo

MADRID, 3 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Mesa del Turismo, en el marco de la Cumbre del Clima que acoge la ciudad de Madrid, ha reflexionado sobre el impacto del cambio climático en el sector, una cuestión sobre la que su secretario general, Germán Porras, ha criticado que se le atribuya "una cuota de responsabilidad desproporcionada en el impacto", así como que se "demonice el viaje", ya que el avión apenas "supone entre un 2% y un 5% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2)".

Porras destaca que esta responsabilidad atribuida al turismo contrasta con la de otros sectores como el ganado vacuno, "subsidiado por la Unión Europea", o la entrega de las compras por redes sociales, que "suponen una aportación muy superior a la emisión de gases de efecto invernadero".

No obstante, la agrupación no niega el cambio climático y la necesidad de dar una respuesta "contundente", sino que argumenta que "hay que centrarse en los sectores y en las soluciones que sean más realistas, eficaces y eficientes".

La Mesa del Turismo describe una doble amenaza del cambio climático para el sector. Por un lado, destaca una "real y que afecta de manera directa a la actividad turística", mientras que la otra es "generada y adopta la forma de movimiento social alimentado ideológicamente".

La entidad señala que el turismo es una de las actividades que más se ven afectadas por el cambio climático, ya que los destinos están percibiendo una evolución en el clima, por lo que este sector "es el más interesado en que se adopten medidas que neutralicen o palien la evolución del clima y sus efectos negativos".

Así, la Mesa del Turismo ha esgrimido que el turismo está reaccionando ante el cambio climático con acciones como, por ejemplo, la producción de aviones con materiales más ligeros y diseños aerodinámicos, además de cruceros propulsados por gas licuado o el ahorro energético del sector hotelero.

Por ello, Porras denuncia el "movimiento social cristalizado en la denominada 'vergüenza a volar'," que se caracteriza "por la emotividad, no por la racionalidad" y que alienta, "por motivaciones ideológicas", a "demonizar" el turismo. Además, la agrupación critica que los poderes públicos "participan en este clima emocional proponiendo medidas que no contribuirán a los retos reales del cambio climático".

En este sentido, la Mesa del Turismo afirma que uno de los "fallos" de este enfoque es el informe de la Comisión Europea para solucionar la 'vergüenza a volar', que propone medidas impositivas "que reducirían el PIB del sector de la aviación en un 11%", que sería compensando con el estímulo de otros sectores productivos "más contaminantes, como incrementando los subsidios de la ganadería vacuna".

Por último, la agrupación recuerda que la movilidad "es un derecho humano que ha costado mucho conseguir" y que las limitaciones "supondrían un grave retroceso en el nivel de bienestar social".

Contador