Actualizado 31/10/2012 10:01 CET

Air France-KLM pierde 957 millones de euros hasta septiembre, un 74% más

Avión De Air France
AIR FRANCE

PARÍS, 31 Oct. (EUROPA PRESS) -

La aerolínea franco holandesa Air France-KLM registró una pérdida neta de 957 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 74% más que en el mismo periodo del año anterior cuando alcanzó unos 'números rojos' de 550 millones de euros, según ha informado la aerolínea en un comunicado.

La cifra de negocio creció un 5,4% hasta septiembre, al sumar 19.329 millones de euros, mientras que el resultado bruto de explotación después de amortizaciones, provisiones y arrendamientos (Ebitdar) sumó 1.872 millones, un 8,5% más que un año antes.

Los gastos de fuel alcanzaron los 5.539 millones de euros, un 15% por encima que en los nueve primeros meses de 2011, cuando se situaron en los 4.816 millones de euros.

En el tercer trimestre, la compañía aérea obtuvo un beneficio neto de 306 millones de euros, muy superior a los 14 millones de euros que obtuvo entre julio y septiembre de 2011, mientras que su facturación se incrementó en un 5,8%, hasta los 7.184 millones de euros.

No obstante, la compañía ha remarcado que, pese al difícil entorno económico de Europa, mantiene su objetivo para el segundo semestre del año de mantener su resultado operativo por encima de los 195 millones de euros de la segunda mitad de 2011, junto con la reducción de su deuda.

IMPACTO "SIGNIFICATIVO" DEL PLAN.

Durante una reunión previa para examinar los resultados, el consejo de administración del grupo, presidido por Jean-Cyril Spinetta, ha valorado satisfactoriamente los resultados del tercer trimestre, a excepción del negocio de carga.

Asimismo, ha destacado que las medidas emprendidas en el marco del Plan de Transformación previsto para 2015 están comenzando a tener un impacto "significativo" en los costes.

La compañía gala prevé suprimir unos 5.122 puesto de trabajo en 2013 y 2014, a través de un plan de bajas voluntarias, cumpliendo con su compromiso de no forzar la salida de empleados a cambio de lograr una mejora del 20% en su eficiencia económica.

En concreto, este proceso de bajas incentivadas afecta a más de 2.767 trabajadores de tierra, que se unirá a las salidas ya anunciadas para este año, junto con la cifra de empleos que se prevé prescindir por el desgaste propio de la plantilla como jubilaciones o renuncias.