Actualizado 23/07/2013 16:39

Ryanair insiste en que la decisión final sobre el combustible recae en los comandantes

Boeing 738 de Ryanair
AENA

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

Ryanair ha insistido en que su política de combustible estipula que la decisión final al respecto recae sobre el comandante de la aeronave, a la vez que ha señalado que su planificación prevé alteraciones en los planes de vuelo, conforme a retrasos o condiciones climáticas adversas.

De esta forma, la aerolínea irlandesa da respuesta al informe de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIAC) sobre el incidente registrado por una aeronave de la compañía de bajo coste en mayo de 2010 por el que la tripulación se vio obligada a declarar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Alicante.

En concreto, la 'low cost' irlandesa apunta que anima a sus pilotos a abastecerse de combustible extra si es necesario y concreta que más de la mitad de ellos lo hace a diario.

Así, la aerolínea matiza los razonamientos del organismo, que remarca en dicho informe que teme que la política de combustible de Ryanair se convierta en una práctica habitual ante la competencia existente en el sector aéreo.

Ryanair aclara, ante las acusaciones de la CIAIAC que apuntan que los empleados hablaban "rápido" y sin "vocalizar", que la tripulación al cargo de la aeronave relacionada con el incidente hablaba un inglés "claro" y que fue el controlador español el que no entendió sus comunicaciones.

Además, matiza que no existen requisitos mínimos de combustible en el aterrizaje de un avión, sino una reserva de combustible que se establece antes de la salida y que todos los vuelos de Ryanair cumplen "plenamente".

Por todo ello, ha asegurado que ha escrito a la CIAIAC por la "falta de veracidad" de los hechos y que presentará una queja formal sobre este informe, al que ha calificado de "inexacto", ante la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA, en sus siglas en inglés) .