Actualizado 06/08/2014 17:06 CET

El tráfico mundial de pasajeros aumentó un 5,9% en el primer semestre

AEROPUERTO DE VENEZUELA
Foto: CEDIDA

Crece un 10,8% el tráfico en Oriente Medio y un 7,1% en Latinoamérica, la segunda mayor subida

GINEBRA, 6 Ago. (EUROPA PRESS) -         

   El tráfico aéreo mundial de pasajeros aumentó un 5,9% en el primer semestre con respecto a mismo mes del año anterior, con un incremento de la capacidad del 5,6% y un factor de ocupación del 79,3%, según la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA), que concentra cerca del 90% del tráfico aéreo mundial.

   La demanda en el mercado internacional aumentó un 6,4% en este periodo, con una capacidad un 6,4% superior, mientras que en el mercado doméstico repuntó un 5,1%, con un aumento de la oferta del 4,3%.

   En el mes de junio, el tráfico de pasajeros se elevó un 4,7%, lo que supone una "modesta desaceleración" con respecto a mayo, cuando se alcanzó un aumento del 6,2%. En el sexto mes del año, la capacidad aumentó un 5%, situando el factor de ocupación en el 81,5%.

   A pesar del debilitamiento, el crecimiento es "alentador", disipando signos anteriores de debilitamiento en la demanda", aseguró el director general y consejero delegado del organismo, Tony Tyler.

   El tráfico internacional de pasajeros registró en el sexto mes del año un aumento del 5,5% con respecto al mismo mes de 2013, en línea con el aumento del 5,7% de la oferta aérea, con un factor de ocupación del 81,4%.

   En cuanto al tráfico doméstico, aumentó un 3,4% en junio, con un incremento de la capacidad del 3,8% y un factor de ocupación del 81,7%.

   En los mercados domésticos, el crecimiento fue "especialmente fuerte" en países como China y Rusia, donde el tráfico aumentó un 6,6% y un 12%, respectivamente, gracias a políticas económicas capaces de sustentar una fuerte expansión del mercado aéreo nacional.

UN 5,6% MÁS EN EUROPA.

   Todas las regiones elevaron sus niveles de tráfico, excepto África, que redujo su demanda un 2,7% en junio, registrando un factor de ocupación del 67,3%, el menor de todas las regiones.

   Por contra, Oriente Próximo, fue el mercado más fuerte este mes, con un aumento del 10,8%, para una oferta un 5,9% mayor y un nivel de ocupación del 82,1%, 3,7 puntos porcentuales más que hace un año.

   Las aerolíneas de Asia-Pacífico registraron un repunte del 4,9% en el tráfico de pasajeros, un aumento del 6,7% de la oferta y un nivel medio de ocupación del 77,9%, con un incremento de las exportaciones que apunta a un mejor comportamiento del mercado chino.

   El mercado europeo, por su parte, incrementó sus niveles de tráfico en un 5,6% en junio, tras un incremento del 5,3% de la oferta, con un factor de ocupación del 83,8%, 0,3 puntos porcentuales más, como consecuencia de la continua recuperación que experimenta esta región.

  Las aerolíneas norteamericanas registraron un aumento del 3,1% en junio, con un 5,9% más de oferta y un factor del ocupación del 85,1%, 2,2 puntos porcentuales menos que en el mismo mes de 2013.

  Por su parte, la región de Latinoamérica elevó su tráfico un 7,1%, y un 6,6% su capacidad, lo que supone un "sólido" crecimiento a pesar de mantenerse por debajo del crecimiento del 8,1% registrado en 2013.

   La IATA atribuye este menos incremento a la reducción significativa de la capacidad de este año comparado con el anterior, así como la lentitud en las principales economías y como consecuencia del crecimiento del comercio regional.

AUMENTO DE LA RENTABILIDAD EN 2014.

   Desde la IATA, aseguran que la demanda de transporte aéreo y la conectividad que ofrece sigue siendo "fuerte", si bien es posible que se vea afectada negativamente debido a la incertidumbre en el clima político y económico global.

   En este sentido, Tyler ha señalado los riesgos a los que se enfrenta la industria como los conflictos en Oriente Medio, las sanciones, la "guerra comercial inminente" con Rusia o el brote de ébola en África Occidental, con un impacto conjunto en la demanda.

   Con todo, el organismo se muestra "optimista" y espera cerrar el año con una mejora de la rentabilidad.