Publicado 18/02/2015 20:45CET

Fomento asegura que en la OPV de Aena se seleccionaron inversores a largo plazo

Julio Gómez-Pomar
EUROPA PRESS

Gómez-Pomar insiste en que se mantendrá el modelo en red y no se cerrarán aeropuertos

MADRID, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno ha asegurado hoy que entre sus planes "no está" privatizar el 100% de Aena, una empresa que "sigue siendo pública" y de la que el Estado ostenta el 51%, lo que permitirá garantizar el modelo en red y no cerrar aeropuertos no rentables, al tiempo que ha defendido la entrada de "inversores" de calidad en el capital, en cuya selección se atendieron primero "los inversores a largo plazo".

Así lo ha afirmado el 'número dos' de Fomento, el secretario de Estado de Infraestructuras, Julio Gómez-Pomar, y presidente de ENAIRE, matriz de Aena, ante la Comisión de Fomento del Congreso para dar cuenta de los detalles de la privatización del 49% de Aena, que ha culminado con la salida a Bolsa del 28% del capital del gestor aeroportuario.

Gómez-Pomar explicó que la gran demanda registrada permitió de los 380 inversores cualificados que acudieron al tramo institucional de la Oferta Pública de Venta (OPV), seleccionar a 250 inversores procedentes de distintos países, atendido primero a aquellos que eran inversores a largo plazo ('long only'), siendo este uno de los criterios fundamentales transmitidos a los coordinadores globales de la operación, a la hora de adjudicar los títulos.

Cuestionado por la entrada en el capital de diferentes fondos, a los que la diputada de Coalición Canaria (CC) Ana Oramas se refirió como "fondos buitre especulativos", Gómez-Pomar defendió que la mayoría de fondos de capital canalizan los ahorros de pensionistas europeos y de pequeños inversores que buscan rentabilidad a largo plazo y que no deben despreciarse.

Asimismo, defendió que la entrada de fondos privados en Aena contribuirá "a la disciplina financiera", a la mejora de la eficiencia y al beneficio a largo plazo, que esgrimió como las razones del Gobierno para llevar a cabo dicha privatización.

En esta línea, aseguró que la composición del consejo de administración se realizó de forma "independiente", siguiendo las recomendaciones de un auditor externo.

Además, mostró su satisfacción por la revalorización de las acciones de Aena, cuya evolución se debe al interés despertado por inversores institucionales, algunos de los cuales han decidido incrementar su participación en el capital.

LOS 4.000 MILLONES IRÁN AL PRESUPUESTO.

El secretario de Estado de Infraestructuras respondió a las críticas formuladas por todos los portavoces por la no comparecencia de la titular de Fomento, Ana Pastor, señalando que la titular de Fomento ya ha dado las explicaciones oportunas en la Cámara hasta en cinco ocasiones y que él, en calidad de presidente de ENAIRE, es la persona adecuada para dar detalles de dicha operación.

También rebatió las críticas del portavoz socialista de Fomento en el Congreso, Juan Luis Gordo, quién llegó a poner en cuestión las cuentas de la compañía y acusó al Ejecutivo de "malvender la joya de la corona con la connivencia de grandes inversores" y con este proceso dar un primer paso para la privatización del 100% de Aena.

Asimismo, respondió a la portavoz de CiU que reivindicó un modelo competitivo entre aeropuertos y reprochó al Gobierno "un evidente ánimo de lucro" en la operación, y a las reclamaciones por parte del Grupo Mixto y de la portavoz de EAJ-PNV, que aseguró que el Gobierno actúo con "alevosía y nocturnidad" y "de espaldas" al Congreso al no consensuar este proceso con los grupos parlamentarios y con las comunidades autónomas.

"Afortunadamente --dijo-- la marcha de la economía española y el proceso de consolidación presupuestaria hace que el Tesoro no necesite los 4.000 millones de euros que se van a ingresar, que irán a financiar el presupuesto pública, que entraña fundamentalmente servicios sociales y la financiación de la gestión pública".

Con estas afirmaciones, el 'numero dos' de Fomento insistió en que el objeto de la privatización de Aena no era hacer caja y recordó que hasta en tres ocasiones se revisó al alza el rango de precios de la OPV.

Así las cosas, Gómez-Pomar valoró la salida a Bolsa de Aena de "una operación enormemente exitosa" tras un largo proceso de reconversión de la compañía, que el mercado ha valorado en 8.700 millones de euros, y que contribuirá a "recuperar la imagen de España en el concierto internacional".

SE MANTENDRÁ LA RED.

Gómez-Pomar reiteró que es "importante" que todos los aeropuertos estén en red y opinó que la segregación de aeropuertos para competir entre sí solo traería efectos negativos. "Si la gestión recayera en las comunidades autónomas esto llevaría a una compañía que no necesita de recursos públicos para financiar el transporte de pasajeros y de mercancías a realizar aportaciones vía impuestos en aquellos aeropuertos que no son rentables", señaló.

En esta línea, afirmó que el criterio seguido por el Gobierno es "especialmente bueno" para las comunidades autónomas, ya que de otra manera "se tendrían que pagar impuestos para soportar las pérdidas de los aeropuertos que no son rentables pero que son necesarios para garantizar la movilidad". "Claro que se va a mantener la cohesión territorial", apostilló, para negar que vayan a cerrarse aeropuertos como preguntó la diputada de BNG.

Al respecto, aseguró ante las reivindicaciones por parte de la diputada de Coalición Canaria (CC) Ana Oramas que el Gobierno seguirá garantizando la conectividad de la Península con las islas, a quien recordó además el esfuerzo realizado a través de las bonificaciones a residentes. "Una disgregación de la red aeroportuaria no generaría sino efectos negativos", insistió.

En cuanto al impacto de la entrada de capital privado en la plantilla de Aena, el presidente de ENAIRE recordó que existe un convenio colectivo y que los acuerdos alcanzados con los representantes de los trabajadores, que permitieron desconvocar los paros coincidiendo con la salida a Bolsa de Aena, ponen de manifiesto "la tranquilidad respecto al futuro de la compañía". "Ninguno de los derechos ni expectativas de los trabajadores va a verse modificado negativamente por la OPV", concluyó.

Para leer más