22 de febrero de 2020
 

'Callejeros' (Cuatro) fija su objetivo en las "infraviviendas".

Actualizado 15/03/2007 21:09:21 CET

MADRID, (OTR/PRESS)

Tener acceso a una vivienda en nuestro país está cada vez más difícil. Pagar una es toda una proeza y hay quien sólo puede costearse el alquiler de un hogar minúsculo que deja las casas de protección oficial de 25 metros cuadrados como auténticos palacios. El programa de reporterismo 'Callejeros' (22.00 horas) de Cuatro enfocará sus objetivos en los pisos más pequeños que se pueda imaginar.

La periodista Sonia López evidencia las precarias condiciones en las que se encuentran algunos pisos de alquiler. El acceso a una vivienda digna -tal y como promulga la Constitución Española- no es un derecho que parezca cumplirse en las historias que muestra el reportaje Se alquila: pisos céntricos de las grandes ciudades a precios desorbitados e inmorales por las lamentables condiciones que presentan. Hombres, mujeres y niños malviven hacinados y durmiendo por turnos con tal de tener un techo en el que refugiarse.

Manolo paga en pleno centro de Barcelona casi 300 euros por una vivienda que no tiene ni agua caliente. El limitado espacio le obliga a orinar junto al fregadero. La calle se convierte en un improvisado tenderete donde se venden sucios colchones de segunda mano: algunos inmigrantes llegan a pagar hasta 25 euros por uno de matrimonio.

El equipo de 'Callejeros' también ha entrado con la policía en un taller sospechoso. Lo que el interior esconde es una "vivienda patera" con 30 ó 40 camastros pertenecientes a inmigrantes chinos que la alquilan por 100 euros cada uno.

La localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, una de las ciudades con mayor índice de renta per cápita de España, acoge a la Comunidad de San Antonio. El mal estado de sus casas ponen de manifiesto la otra cara de la moneda: los muros están a punto de caer, llenos de grietas y humedades. Lo indecente es que por 35 metros cuadrados se lleguen a pagar 350 euros.