Actualizado 28/01/2007 19:26 CET

Las ñapas frustradas y el hijo de Benito provocan quebraderos de cabeza a los albañiles ('Manolo y Benito Corporeision')

MADRID, 28 Ene. (EUROPA PRESS) -

Manolo y Benito tendrán un doble problema esta semana, el personal y el laboral. Los albañiles, como siempre, terminarán con sus obras convertidas en un auténtico caos pero, además, Benito comenzará a sentirse invadido por su de inesperado "hijo".

En el nuevo episodio, la nueva empresa 'Manolo y Benito Corporeision' (22.00 horas) tiene dos trabajos: insonorizar el despacho de Don Julián y arreglar una gotera en la sala donde Maritere y Rosi quieren celebrar una despedida de soltera. Como cabría esperar, la fiesta terminará como "el rosario de la aurora" por culpa de los entrañables ñapas.

Por otra parte, Milagros está enferma y se niega a recibir a un productor de cine que quiere grabar una película en el hotel. Cris cree que es su gran oportunidad para conseguir un papel y hacerse famosa y elabora un plan: si Milagros no quiere recibir al productor, alguien tendrá que hacerlo.

Por último, en un principio Benito está encantado con su hijo Roberto y no le importa nada que se quede en su casa. Sin embargo, el problema empieza cuando el chico se queda con su cama, con su comida, se gana a Carmina y, para colmo, a Manolo.