Actualizado 08/05/2007 22:10 CET

Schwarzenegger se enfrenta a tiros al demonio en 'El fin de los días' (La Primera)

MADRID, (OTR/PRESS)

Arnold Schwarzenegger se las vio con peligrosos terminator en la saga de ciencia ficción, con niños hiperactivos en 'Poli de guardería' en, incluso, se quedó embarazado en 'Junior'. Pero antes de convertirse en el Gobernador de California, también se enfrento a otro temible enemigo, el Maligno. Es en la película que La Primera, 'El fin de los días'.

Corre el año 1979. Un joven sacerdote informa al Papa de que en un hospital de Manhattan, en Nueva York, acaba de nacer una niña con la señal del diablo. Lo que hace pensar al Vaticano que se está cumpliendo la antigua profecía en la que se anunciaba el nacimiento de la madre del anticristo.

Han pasado veinte años, Jericho Cane (Arnold Schwarzenegger) es un policía que no ha superado el asesinato de su familia. Amargado por no haber conseguido detener al asesino, el agente cumple como puede con su deber. Sus superiores le encomiendan la misión de ser el guardaespaldas de un importante personaje extranjero, llamado Mefistófeles (Gabriel Byrne) y, sin comerlo ni beberlo se ve con el demonio como enemigo. Arnold, fiel a sus sistemas, decide combatirle a base de plomo, aunque pronto cae en la cuenta de que no le sirve de mucho.