CSIF-A pone en marcha una campaña para exigir la equiparación salarial entre comunidades en sanidad

Publicado 19/03/2018 17:25:01CET

Señala que un médico andaluz de atención primaria cobra 9.400 euros anuales menos que en Extremadura y 5.578 menos que en el País Vasco

SEVILLA, 19 Mar. (EUROPA PRESS) -

CSIF Andalucía anuncia que pone en marcha una campaña reivindicativa para reclamar la equiparación salarial con el resto de comunidades autónomas de los trabajadores sanitarios para "evitar la actual brecha salarial", que califica de "discriminatoria e injusta".

Así, el sector de Sanidad de CSIF-A señala que, según los datos que maneja, los trabajadores del Servicio Andaluz de Salud (SAS) "se encuentran a la cola de las retribuciones de los trabajadores de sistemas sanitarios de España". Además, en un comunicado señala que esta diferencia salarial con otras comunidades autónomas "se ha visto incrementada con los recortes de los últimos años", por lo que exige la equiparación salarial entre regiones "al tener todos los profesionales las mismas funciones y el mismo trabajo".

En concreto, actualmente un médico de atención primaria andaluz cobra 9.400 euros anuales menos que en Extremadura, 5.578 que en el País Vasco y 5.500 que en Galicia; mientras que una enfermera andaluza percibe 7.000 euros anuales menos que en Murcia, y casi 11.000 de diferencia con el País Vasco, cantidades que también distan en otras categorías profesionales como TCAE, administrativos o celadores.

Para CSIF-A, la situación se agrava en el complemento de carrera profesional, dado que el SAS "tiene bloqueado al acceso a la misma para cualquier profesional distinto a médicos o enfermeros, aumentando así la brecha entre el personal de gestión y servicios y los técnicos especialistas respecto a los mismos profesionales de otras comunidades".

Esta desigualdad, según el sector de Sanidad de CSIF-A, provoca la "gran fuga" de profesionales a otras regiones, "empobreciendo la calidad del servicio y aumentando la media de edad del sistema sanitario andaluz" que, además, mantiene un clima laboral "tenso por la diferencias retributivas y por la pérdida de derechos de unos profesionales que han sostenido el sistema en los momentos de mayor dificultad del mismo".