La Junta espera acordar un Plan de la patata para establecer compromisos de compra y un fondo de compensación

Actualizado 18/08/2009 17:40:58 CET

La mesa del sector contó por primera vez con una de las asociaciones de empresas distribuidoras

VALLADOLID, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La viceconsejera de Desarrollo Rural de la Junta de Castilla y León, María Jesús Pascual, aseguró hoy que en la reunión de la mesa de la patata celebrada hoy y en la próxima, que se celebrará en el plazo de unas semanas, se pueda avanzar en la elaboración de un Plan específico para el sector que establezca contratos tipo para asegurar la venta de patata fresca con precio garantizado y un fondo de compensación cofinanciado por la Administración y los productores.

Pascual, que atendió hoy a los medios de comunicación en un receso de la reunión de la Mesa de la Patata, celebrada hoy en la sede de la Consejería de Agricultura y Ganadería; destacó que se ha llegado a dos compromisos entre las partes como que "convencer" a las distribuidoras para que se comprometan a vender patata de Castilla y León, y seguir trabajando en el citado Plan.

El encuentro contó con la presencia de las cuatro organizaciones agrarias de la Comunidad --Asaja, UPA, COAG y UCCL--, representantes de los almacenistas, envasadores, industrias agrarias y la Unión de Cooperativas (Urcacyl). En total, 29 personas se sentaron en torno a la mesa en una reunión que dura ya más de cuatro horas.

La representante de la Junta defendió la idea del Plan de la patata, en el que, apuntó, las partes se han comprometido a seguir trabajando en un próximo encuentro que tendrá lugar "dentro de quince días". El objetivo de la siguiente reunión de la mesa será contar con el apoyo de las distribuidoras para el desarrollo del plan.

Esta iniciativa, según Pascual, introducirá un nuevo contrato tipo mediante el cual los productores tengan la garantía de venta de las patatas frescas antes de su recolección y con un precio "garantizado". No obstante, matizó que habrá que adaptar la oferta a las necesidades del consumidor.

Además, la viceconsejera reconoció que habrá producción que no se pueda vender ni para consumo ni para siembra; por lo que se creará un fondo de compensación para los agricultores. El presupuesto del mismo estará compuesto, en un 50 por ciento, por fondos de la Administración regional; y en otra mitad por los productores.

Otras medidas que introducirá el Plan pueden ser subvenciones para estimular la creación de infraestructuras de almacenamiento, porque, apuntó Pascual, el sector debe poner a disposición de los consumidores las patatas "no sólo durante los tres meses de recolección".

Igualmente, hoy se reclamó apoyo a la única de las cuatro asociaciones de empresas distribuidoras que estuvo presente, Asedes, para que las cadenas se comprometan a vender patata de Castilla y León. De hecho, enfatizó que el objetivo actual es "salvar la cosecha de este año".

5.200 PRODUCTORES

La producción del tubérculo implica a 5.200 agricultores en la Comunidad, que ponen en el mercado el 66 por ciento de la producción de patata tardía y de media estación de todo el país. Además, el sector de producción industrial aglutina el 90 por ciento del total de la región.

María Jesús Pascual recordó que la situación actual del sector está condicionada por una situación "coyuntural" por el descenso del consumo y el incremento de la siembra (un 8 por ciento más que en 2008) y de la producción; y otros hechos "estructurales" a los que habrá que hacer frente mediante el Plan.