Universidad y Diputación de León avanzan en el control sostenible del 'taladro de la vid'

Integrantes del Grupo GUIIAs de la ULE que se encargan de este estudio, 22-3-18
ULE
Publicado 22/03/2018 14:24:08CET

LEÓN, 22 Mar. (EUROPA PRESS) -

La Universidad de León (ULE), en colaboración con la Diputación de León, avanzan en el control sostenible del 'taladro de la vid' que se ha convertido en los últimos años en la plaga más destructiva de dicho cultivo, según ha informado la Institución académica a través de un comunicado remitido a Europa Press.

El 'taladro de la vid' es perjudicial para dicho cultivo tanto por los daños directos causados por sus larvas, que taladran la madera de las cepas, como por facilitar la entrada y propagación de enfermedades de madera tan graves como la 'yesca'.

El Grupo de Investigación de Ingeniería y Agricultura Sostenible (GUIIAs) de la ULE que tiene su sede en Escuela de Ingeniería Agraria y Forestal (EIAF), ha desarrollado estrategias de control sostenible del taladro de la vid en los viñedos de las denominaciones de origen 'Bierzo' y 'Tierra de León'.

El proyecto, que es financiado por la Diputación de León, incide en el control sostenible de este insecto que taladra la madera de las vides, y que favorece la propagación de enfermedades de madera en las cepas taladradas con sarmientos poco productivos, brazos y troncos frágiles, que se rompen con facilidad lo que provoca la muerte precoz de la planta.

Los síntomas de esta plaga en el viñedo son las galerías producidas por las larvas, que se observan al realizar los cortes de poda, y los orificios de salida de los insectos adultos de la madera, que son circulares y de unos 5 mm de diámetro.

El coordinador del Grupo (GUIIAs), Pedro Casquero, explica que "durante estos dos años de proyecto se han muestreado 58.686 cepas en viñedos distribuidos en toda la provincia de León, y se han localizado cepas afectadas en viñedos de variedades locales y variedades complementarias".

VARIEDADES MÁS AFECTADAS

Entre los viñedos más afectados destacan las variedades locales Mencía (30 por ciento de cepas afectadas), Prieto Picudo (22 por ciento) y Albarin (21 por ciento), o viñedos de variedades complementarias como Cabernet-Sauvignon (87 por ciento) y Tempranillo (76 por ciento).

El objetivo del proyecto es el control sostenible del insecto adulto y los huevos puestos por las hembras antes de su eclosión, pues las larvas salidas de los mismos taladran la madera lo que imposibilita su control.

Casquero ha explicado que "con los datos de capturas de insectos obtenidos durante estos dos años se ha comprobado la eficacia de trampas CROSSTRAP (ECONEX), y atrayentes que permiten optimizar la captura de insectos adultos y evitar la puesta de huevos sobre la vid".

La realización de prácticas culturales en el viñedo, como la eliminación de parte de la madera afectada durante la poda, permiten conseguir un control sostenible de este insecto, para evitar así el empleo de pesticidas de síntesis con efectos nocivos sobre el medio ambiente y el consumidor.

Por otra parte, se han aislado en cepas viejas de variedades autóctonas de la provincia (Mencía, Prieto Picudo y Albarín) distintas especies de 'Trichoderma'. Este género de hongos beneficiosos se caracteriza por ser de rápido crecimiento y, proteger a la planta frente al ataque de plagas y enfermedades.

Estos hongos, han sido evaluados en el laboratorio del GUIIAS mediante ensayos frente a huevos, larvas y adultos de 'X. arvicola', que confirman los resultados obtenidos durante el primer año de cara a realizar un control biológico de este insecto en el viñedo.

Por último, Casquero ha destacado que "otro de los grandes avances que se han obtenido durante el último año, es la identificación, por primera vez, de los compuestos volátiles emitidos por las distintas variedades de vid, en función de su afección por este insecto".