Abogados catalanes publicitan la ley de la segunda oportunidad al constatar que está infrautilizada

Rueda de prensa sobre la ley de segunda oportunidad del Icab y el Cicac
EUROPA PRESS
Publicado 18/04/2018 13:47:04CET

   1.270 personas se acogieron a la medida en España en 2017, muy por debajo de otros países europeos

   BARCELONA, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Colegio de Abogados de Barcelona (Icab) y el Consejo de la Abogacía Catalana (Cicac) impulsan una campaña para dar a conocer y promover el uso de la ley de segunda oportunidad, aprobada en 2015 y que permite dar soluciones a personas físicas con problemas de grave endeudamiento, al constatar que el mecanismo está infrautilizado.

   Según las cifras proporcionadas por el colegio en una rueda de prensa este miércoles, en 2017 se tramitaron en España un total de 1.270 procedimientos de este tipo, 450 de ellos en Catalunya --en 2015 fueron 159 procesos--, cuando en otros países europeos las cifras son muy superiores: 180.000 casos anuales en Francia; 107.000 en Alemania y 99.000 en Inglaterra.

   En la rueda de prensa, la decana del Icab, Maria Eugènia Gay, ha valorado que esta ley, que puede permitir la exoneración de la deuda, es una "buena herramienta para dar una solución a problemas de sobreendeudamiento" de muchas personas y familias afectadas por la crisis económica y ha augurado que la campaña que ahora lanza la abogacía para divulgar este mecanismo triunfará.

   La ley de segunda oportunidad permite que las personas físicas con deudas inferiores a los cinco millones de euros, tanto consumidores como empresarios insolventes, puedan iniciar, con la ayuda de un abogado, un procedimiento extrajudicial de acuerdo con sus acreedores y, en última instancia, abrir un procedimiento judicial que puede concluir con una exoneración de la deuda.

   Las personas que quieran acudir al mecanismo de segunda oportunidad deben reunir varias condiciones, entre ellas, no haber sido condenadas en los diez años precedentes por delitos contra el patrimonio, el orden socioeconómico, la falsedad documental, la hacienda pública, la seguridad social y el derecho de los trabajadores, y no haberse acogido a este mecanismo en los cinco años anteriores.

   El presidente del Cicac, Julio J. Naveira, ha explicado que para mejorar la efectividad de esta ley quieren difundir información sobre el mecanismo para que la ciudadanía lo conozca, proporcionar formación práctica sobre este sistema a los abogados a través del Icab y del Consejo y garantizar un acceso igualitario, por lo que proponen que los costes notariales de la fase prejudicial puedan incluirse en la justicia gratuita.

   Según ha explicado la diputada de la Junta de Gobierno del Icab y coordinadora del grupo de trabajo sobre la segunda oportunidad del Icab y el Cicac, Yvonne Pavía, la campaña institucional que ahora se pone en marcha tiene como lemas 'Que tus deudas no te venzan' y 'Te ayudamos a comenzar de nuevo' con información en la página web 'www.segonaoportunitat2018.cat' y con una guía para la abogacía con los datos principales sobre la aplicación de la ley.

OBSERVATORIO

   El diputado del Colegio de abogados de Girona y también coordinador del citado grupo de trabajo, Martí Batllori, ha explicado que están impulsado la creación de un observatorio para recoger toda la información estadística sobre el uso de esta ley ante la falta de datos sobre la situación actual.

   El observatorio será una herramienta disponible para las administraciones y la ciudadanía que prevé hacer un seguimiento pormenorizado de los casos de segunda oportunidad y de cómo se está aplicando en Catalunya: coste, funcionamiento, duración, participación de los diferentes profesionales, entre otros.

VOLVER A VER "LA LUZ"

   Alexandra Colomina, empresaria que se acogió al mecanismo de segunda oportunidad, ha explicado su caso, en el que su empresa, un centro de formación, dejó de ser rentable debido a la crisis económica y entró en una espiral de deudas económicas.

   Entonces se acogió a este mecanismo en el que sus abogados la han ayudado a desgranar y afrontar sus deudas, que alcanzaban los 350.000 euros y en un plazo de unos diez meses consiguió una exoneración, tras cerrar su sociedad: "Mi proceso ha sido ágil y práctico. Puedes volver a ver la luz".

   "Las deudas afectan a tu día a día, un fracaso es muy duro. Tienes una mochila que no te la puedes sacar de encima", ha lamentado Colomina, que ha destacado que tras este proceso pudo trabajar sin que le embargaran la nómina y que posteriormente ha impulsado un negocio de consultoría que estará operativo el mes que viene.