André Cruz debuta en Sitges con la alegoría social 'L'altra frontera'

André Cruz
EUROPA PRESS
Actualizado 03/07/2015 5:59:00 CET

"Soy bastante crítico con el sistema", asegura

SITGES (BARCELONA), 8 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director André Cruz ha debutado este miércoles en el 47 Festival Internacional de Cine Fantástico de Catalunya de Sitges (Barcelona) --patrocinado por Gas Natural Fenosa-- con su primera película, la alegoría social 'L'altra frontera'.

En una entrevista de Europa Press, el director de cine ha descrito su primera película como "muy ecléctica, transgénero y muy original", y ha concretado que es un drama intimista situado en un contexto distópico cercano a la realidad.

En la película, Hannah y su hijo León escapan de una guerra que ha aislado su país; e intentando cruzar la frontera, entran en Tierra de Nadie, un campo de acogida que les proporciona cama y alimento, pero que les someterá a un severo sistema opresor obligándoles a competir por su permanencia en el campo.

El director ha explicado que quería ofrecer al público una película entretenida a la vez que genera reflexión: "Es una alegoría del sistema en el que vivimos. Soy bastante crítico con el sistema", ha explicado Cruz refiriéndose al capitalismo y a la perversión de valores en el mundo occidental.

Se trata de una metáfora de la sociedad, en la que los personajes de un lado de la frontera necesitan pasar al otro lado y para ello se someten a una serie de pruebas como en un videojuego para ir superando pantallas para al final "convertirse en esclavos del sistema" con referencias orwellianas y una crítica a los medios de comunicación.

Sin embargo, Cruz reivindica que el mensaje es bastante libre, de modo que cada espectador tiene que poder interpretar el mensaje a su manera y "ver en qué se parece a su vida".

PRODUCCIÓN CATALANA

Rodada en catalán, la cinta está protagonizada por Ariadna Gil, Biel Montoro y Gonzalo Cunill; en un montaje catalán de la nueva productora Cine de Garaje --que regentan Cruz y el productor Luis de la Madrid--, afincados en Barcelona y mayoritariamente con financiación local.

La selección de Gil como protagonista responde a que buscaban a una mujer atractiva de 40 años que pudiera interpretar la película en catalán y fuera conocida más allá de Catalunya: "Le enviamos el guión y todo fue muy rápido".

"Pretendíamos que fuera algo muy desprejuiciado que hablaran en catalán", ha explicado el director, que ha invitado a abrir la mente porque, por ejemplo, en la 'Guerra de las Galaxias' todos hablan inglés menos los 'ewoks', que hablan en su idioma, y no pasa nada.

Rodado en la "Catalunya báltica" --la excapital lituana Kaunas--, ha bromeado, representa un lugar del primer mundo devastado por un motivo que no se explica y que podría ser una crisis económica, política, ecológica, biológica o étnica.

Preguntado por si hay parecido con la situación política catalana, Cruz ha asegurado: "Por ahí si que hay algo parecido: qué ocurriría si lo negativo de lo que estamos viviendo fuera a más".

No obstante, ha asegurado que el filme no tiene nada que ver con el proceso soberanista, y que es circunstancial que la película sea catalana: "Me considero catalán; he nacido en Brasil; mis abuelos son de un lado japoneses y del otro manchegos", ha explicado.

Además, ha apuntado que "las peores fronteras son las ideológicas y las de clase, sobre todo, ya que impiden la libre circulación de las personas".

Después de su primera película, que le ha resultado "larga" de hacer, el director cuenta ya con cuatro proyectos en mente de ciencia ficción, drama minimalista y terror, aunque esperará a ver la acogida de ésta entre el público.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies