Una investigación desvela ilegalidades en las granjas catalanas de engorde de patos

 

Una investigación desvela ilegalidades en las granjas catalanas de engorde de patos

Granja De Engorde De Patos Para Fabricar Foie Gras
IGUALDAD ANIMAL
Actualizado 05/07/2012 20:07:51 CET

BARCELONA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Una investigación realizada por la organización Igualdad Animal ha desvelado las supuestas ilegalidades cometidas en las granjas catalanas de engorde de patos para la producción de foie gras, por lo que han presentado una denuncia ante la Conselleria de Agricultura, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Natural de la Generalitat.

En el transcurso de la investigación, documentada con 350 fotografías y un vídeo, los activistas se infiltraron en las once granjas de este tipo que existen en Catalunya, y han asegurado que solo una de ellas no se dedica a la "alimentación forzosa" de las aves para provocar su engorde.

Los animalistas han señalado que el proceso que se sigue en la producción de foie gras, desde la cría hasta la matanza de estos animales, supone "explícitamente formas de maltrato y crueldad prohibidas en multitud de países".

Igualdad Animal ha señalado que la investigación forma parte de una campaña global realizada en el conjunto de España y que se dará a conocer durante los próximos meses, con el objetivo de que se ponga fin a esta práctica.

De hecho, los activistas han asegurado que la alimentación forzosa de aves ya está prohibida en "multitud de países" como Argentina, Austria, Dinamarca, República Checa, Finlandia, Alemania, Irlanda, Turquía, Israel, Italia, Luxemburgo, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Inglaterra y, recientemente, en el estado estadounidense de California.

Entre la "dramática realidad" a la que están sometidos los patos en las granjas catalanas, Igualdad Animal señala que los animales se encuentran encerrados en jaulas diminutas donde no se puede dar la vuelta, y padecen estrés, depresión y problemas respiratorios, entre otros.

Asimismo, en el día a día estos animales mueren sin atención veterinaria, en ocasiones llegan conscientes al momento del degüello, se mueven con dificultades debido al volumen del hígado y, en general, son matados con tan solo cuatro meses de edad cuando en libertad podrían vivir entre 10 y 15 años.

La denuncia asegura que en España existen un millón de patos que viven en condiciones higiénicas gravemente defectuosas y que incluso fallecen por ataques cardíacos durante el engorde, por lo que la campaña también busca la recogida de firmas vía Internet para pedir la prohibición de esta práctica.

La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies