Núria Parlon, una joven alcaldesa para plantar cara al nuevo partido de Colau

 
Consulta el estado del tiempo
Consulte el estado del Tráfico y del Tiempo para estos días >>
Consulta el estado del tráfico

Primarias del PSC

Núria Parlon, una joven alcaldesa para plantar cara al nuevo partido de Colau

Núria Parlon, PSC
EUROPA PRESS
Publicado 14/10/2016 18:14:31CET

BARCELONA, 14 Oct. (EUROPA PRESS) -

La viceprimera secretaria del PSC y alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet (Barcelona), Núria Parlon, concurre este sábado a las primarias del partido con el objetivo de transformarlo en una formación más horizontal y cercana capaz de plantar cara a la irrupción del nuevo partido de Ada Colau.

Aupada por los más jóvenes del partido y por el gran bastión socialista del Baix Llobregat, esta barcelonesa de 42 años afronta las primarias con una receta basada en la revolución orgánica para hacer del PSC un partido más horizontal, territorial y abierto a los ciudadanos.

Estos ingredientes le han funcionado en Santa Coloma de Gramenet, donde su estrecha relación con los vecinos colomenses la han consolidado como una líder cercana y comprometida: su intención es seguir trabajando para el municipio y compatibilizar la Alcaldía con la Primera Secretaría del PSC.

Enarbolar la bandera de la mayoría absoluta en este municipio del Área Metropolitana en 2015 fue una ardua hazaña, teniendo en cuenta que su antecesor en el cargo, Bartomeu Muñoz, fue detenido en el propio consistorio por su presunta implicación en el 'caso Pretoria'.

Siempre ha defendido que hay que dar más voz a los militantes y precisamente en ellos ha centrado su frenética campaña electoral, que le ha llevado a recorrer todo el territorio catalán con actos y encuentros de pequeño formato en los que escuchaba los anhelos de los ciudadanos y desgranaba sus principales compromisos.

Su trayectoria es amplia y abarca desde la política local hasta la estatal: además de ser alcaldesa, ocupó un escaño en el Parlament entre 2012 y 2015 y poco después, en mayo 2016, fue nombrada miembro del Comité de Expertos que designó el entonces primer secretario del PSOE, Pedro Sánchez.

Parlon no votó a Sánchez en las primarias del PSOE --apostó por Eduardo Madina-- pero le fue fiel hasta su dimisión el pasado 1 de octubre: defendió con ahínco al exprimer secretario del ataque de los críticos y se alineó con su estrategia de votar 'no' a un gobierno liderado por Mariano Rajoy (PP).

El rechazo a Rajoy es el principal punto de unión entre Parlon e Iceta, que también han compartido el compromiso de que los diputados del PSC mantengan su 'no' aunque ello suponga romper la disciplina de voto con el PSOE.

REFLOTAR EL PSC

Parlon, aficionada a la esgrima, deberá batallar para reflotar a un PSC que ha pasado de ser un partido de gobierno a la tercera fuerza en la Cámara catalana.

El apogeo electoral del PSC llegó en 2003, cuando se hizo con las riendas de la Generalitat al lograr 42 diputados en el Parlament y más de un millón de votos; desde entonces, un descenso vertical hasta los 16 parlamentarios y los 523.000 votos actuales.

Otro de los retos que encara Parlon es el del proceso soberanista catalán: ha dejado de reivindicar el 'derecho a decidir' --que tanto rechazo genera entre sus aliados del Baix Llobregat, liderados por el alcalde de Sant Joan Despí, Antoni Poveda--, y ahora se centra en la reforma federal de la Constitución y un referéndum para validarla.

Parlon recibió un fulgurante apoyo en el Baix Llobregat en la recogida de avales para las primarias y en los últimos meses había estrechado lazos con alcaldes socialistas de este territorio, en el que se concentra multitud de población.

Precisamente en el Baix Llobregat, Parlon protagonizó en julio un polémico acto político junto a la alcaldesa de L'Hospitalet de Llobregat, Núria Marín; la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, y el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig.

Parlon busca asumir el liderazgo del PSC dos años más tarde de lo que lo podría haber hecho: en junio de 2014 contempló sustituir a Pere Navarro --que acababa de dimitir--, pero a última hora renunció a la sucesión: en ese momento, Iceta dio un paso al frente y se propuso para asumir las riendas del partido.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros, puedes ver nuestra política de cookies -
Uso de cookies