El sindicato Satse lanza una campaña contra las agresiones a enfermeras

David Carbajales y Raúl Ceresuela (Satse)
SATSE CATALUNYA
Publicado 14/03/2018 18:29:54CET

Llama a los sanitarios a dar visibilidad a una "lacra" que sufren ocho de cada diez

BARCELONA, 14 Mar. (EUROPA PRESS) -

El Sindicato de Enfermería Satse Catalunya ha lanzado una campaña de información y sensibilización contra las agresiones a profesionales de enfermería con carteles y trípticos en centros y online, ante el hecho de que ocho de cada diez sanitarios han sufrido a lo largo de su trayectoria una agresión física y/o verbal, y cada día se producen 55 casos en el Estado.

En un comunicado este miércoles, la organización ha pedido una mayor implicación por parte de administraciones, empresas privadas, ciudadanos y profesionales, y ha llamado a los afectados a mostrar lo que ha considerado como una "lacra" invisibilizada, ya que la mayoría de veces no conlleva consecuencias para el agresor, ha dicho.

La organización ha apuntado que no existen datos reales del número de profesionales que son agredidos, ya que según el Ministerio de Sanidad solo se notifica el 11% de agresiones, pero ha constatado que una de cada tres agresiones a sanitarios en Catalunya es física, mientras que la mitad se dirigen a enfermeras (48%) y la mayoría tiene lugar cuando el enfermo está en planta (69%).

Según estimaciones basadas en datos recogidos por unidades básicas de prevención (UBP), el 62% de las agresiones son de tipo verbal; el 35%, verbal y físico, y el 3%, solo físico.

CREAR UN PROTOCOLO

Satse ha pedido que una normativa regule las actuaciones necesarias para proteger a los profesionales --como prevención, sensibilización, información y apoyo--, unificando las actuaciones del conjunto del Sistema Nacional de Salud ante un problema que aumenta en número y en gravedad, ha alertado.

El sindicato ha propuesto aumentar la formación de los profesionales ante situaciones conflictivas, desarrollar protocolos de actuación ante agresiones que "no queden solo en papel", así como implantar actuaciones disuasorias, como la instalación de timbres en las plantas de los centros sanitarios, e impulsar investigaciones cuando se den agresiones.