La UB recortará al menos un 3% la plantilla por la caída de 81 millones de su financiación

El Equipo De Gobierno De La UB
EUROPA PRESS
Actualizado 03/06/2011 15:48:09 CET

Las universidades podrán generar déficit para compensar el recorte

BARCELONA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El rector de la Universitat de Barcelona (UB), Dídac Ramírez, ha avisado este viernes que deberá recortar entre un 3% y un 5% la plantilla de personal debido a que la Generalitat dejará de ingresarle 80,8 millones de euros en 2011.

En rueda de prensa, el rector --junto a su gerente y sus vicerrectores de profesorado y de economía, entre otros-- ha explicado que el recorte de ingresos mensual es de 3,6 millones para gastos de funcionamiento ordinario "que ya son reales", lo que suma 43,2 millones para todo el ejercicio de 2011 en funcionamiento.

A este recorte debe añadirse la supresión de 37,6 millones de euros del plan de inversiones, lo que arroja un montante global de 80,8 millones de euros que perjudicarán a la universidad, ha advertido.

A parte del recorte, la universidad se ha visto obligada a congelar 31,4 millones de euros en diversas partidas a la espera de conocer el presupuesto real, y que pasan por gastos de funcionamiento ordinario, vicerrectores y personal docente y administrativo --27,4 millones--, y por la congelación de 4 millones en inversiones.

El capítulo uno --de personal-- será una de las bazas de ahorro para ajustarse a este recorte, y que empezará por una reducción del 3%, que supondrán las 119 bajas previstas --por jubilaciones no cubiertas, defunciones, excedencias, no renovaciones, fin de nombramientos y renuncias--, y a las que deberán añadirse los despidos y reducciones de jornada de los profesores asociados, que todavía no se han concretado, pero "podrían" elevar hasta el 5% el recorte de plantilla.

Previsiblemente, este colectivo será uno de los más afectados por el recorte, ya que se les rebajará las horas de dedicación y el sueldo, y además estarán en el punto de mira a la hora de acometer despidos porque ya tienen un primer empleo fuera de la universidad, y la docencia es su segundo trabajo.

Aunque Ramírez ha insistido en que no se suprimirán servicios principales, ha sugerido que son insostenibles las clases con menos de 15 alumnos, y ha avanzado que las bibliotecas deberán cerrarse durante tres semanas en agosto para ahorrar en suministros.

El ahorro también vendrá de un aumento de los ingresos por parte de la universidad --que prevé alquilar sus espacios--, por la reducción de departamentos, y por la autorización tácita de generar déficit.

En este sentido, ha puesto como ejemplo que, si un investigador necesita trabajar en vacaciones, lo podrá hacer pero sin aire acondicionado, porque la UB se ha marcado reducir los "lujos" y los "platos de postre" --como los postgrados, que se eliminarán-- para garantizar lo esencial.

"GRIETA DE ESPERANZA"

A pesar del proyecto de presupuestos para 2011 presentado por la Generalitat, los rectores mantuvieron una reunión este lunes con el secretario general de Universidades e Investigación, Antoni Castellà, de la que Ramírez ha sacado la conclusión de que existe "una grieta para la esperanza".

Con esto, el máximo responsable de la UB y presidente de turno de la Associació Catalana d'Universitats Públiques (ACUP), ha remarcado que los presupuestos aún pueden variar en algún punto, en especial por la posibilidad que da a las universidades de generar déficit a cambio de un Plan Estratégico 2011-2014, y sobre todo, que el proyecto de las cuentas de 2012 se empezará a preparar en julio, cuando espera poder salir más beneficiado que ahora.

Asimismo, ha defendido que las universidades deben mirar "más allá" y gestionar según el horizonte de la legislatura del Govern, que puede permitir cambios en el modelo de financiación.

El rector ha manifestado su deseo de que las universidades se incluyan en la cartera de Educación, para verse más valoradas, y ha alertado de que el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) puede fracasar si la crisis sigue como ahora, a lo que ha añadido que si la Generalitat pagara la deuda histórica que tiene con las universidades, la UB no tendría déficit.