Consejos para que los pequeños de la casa se laven los dientes correctamente

FOTOGRAMA YOSEMITE
CORDONPRESS
Publicado 03/04/2018 7:29:33CET

   MADRID, 3 Abr. (CHANCE) -

   El cepillado de dientes es el gran olvidado del cuidado de la salud, y es que la higiene bucodental está menospreciada por casi todo el mundo. Desde que aparecen los primeros dientes es aconsejable comenzar el cepillado para evitar enfermedades.

   Aproximadamente un 90% de la población va a padecer alguna enfermedad bucodental que podría evitarse mediante una higiene correcta y una revisión dental que permita detectar problemáticas. Una buena salud bucodental tiene que tener como base una higiene adecuada que tiene que establecerse desde la infancia. Evitando la aparición de caries y otras complicaciones en los dientes del bebé, incluso antes de que estos aparezcan, se debe limpiar la encía con una gasa húmeda para retirar los restos de leche. Cuando salen los primeros dientes es recomendable usar un cepillo de goma o un dedal suave.

   A partir de los tres años pueden empezar a usar pasta de dientes en pequeñas dosis y siempre usando el tipo de dentífrico adecuado para su edad. Entorno a los cinco o seis años, el niño tiene la suficiente habilidad para poder lavarse los dientes de forma autónoma aunque siempre bajo la supervisión de un adulto para asegurarse de que lo hace de forma correcta mínimo dos veces al día. A los ocho o nueve años pueden reducir la supervisión una vez al día.

CONSEJOS PARA EL CEPILLADO

   La técnica más fácil es realizar movimientos circulares con el cepillo con la boca cerrada, cuando el niño tenga más habilidad, puede incorporar la técnica vertical de la encía al diente.

   Los niños deben lavarse los dientes mínimo dos veces al día, siendo la de antes de irse a dormir la más importante.

   La duración del cepillado es muy importante, debe ser superior a un minuto y el niño tiene que escupir el exceso de pasta dentífrica.

   El cepillo de dientes puede ser manual o eléctrico, con un cabezal suave y pequeño, adecuado a su edad y tamaño.

   Existe un pequeño truco para saber si los pequeños de la casa se han lavado los dientes de forma correcta. En las farmacias venden un líquido que tiñe de color la zona de los dientes que no se ha cepillado bien.

   Estos consejos vienen de la mano de la Dra. Sara Hawkins, directora de la Unidad de Odontología Infantil de Vithas Internacional. Un pequeño gesto, que debería ser automático cada vez que termináramos una comida, puede ser importantísimo para la prevención de enfermedades bucodentales.