Calculan un 12% de riesgo de evento solar catastrófico sobre la Tierra en 10 años

 

Calculan un 12% de riesgo de evento solar catastrófico sobre la Tierra en 10 años

233705.1.644.368.20140723114732
Vídeo de la noticia
Actualizado 23/07/2014 19:03:41 CET

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

   La nube procedente de una tormenta solar extrema, la más poderosa en los últimos 150 años, atravesó la órbita de la Tierra el 23 de julio de 2012, hace ahora dos años. De haber ocurrido una semana antes, habría impactado de lleno contra nuestro planeta. El riesgo de que esto ocurra en los próximos diez años es del 12 por ciento.

   "Si nos hubiera golpeado, todavía estaríamos recogiendo los pedazos", dice Daniel Baker, de la Universidad de Colorado. Baker, junto con colegas de la NASA y de otras universidades, publicó un estudio seminal de la tormenta en la edición de diciembre 2013 de la revista Clima Espacial. Su artículo, titulado "Un gran evento eruptivo solar en julio de 2012", describe cómo una poderosa eyección de masa coronal (CME) atravesó la órbita de la Tierra el 23 de julio de 2012. Afortunadamente la Tierra no estaba allí. En cambio, la nube de tormenta golpeó la nave espacial STEREO.

   "Estoy más convencido que nunca tras nuestros estudios recientes de que la Tierra y sus habitantes fueron increíblemente afortunados de que la erupción de 2012 ocurriera cuando lo hizo", dice Baker. "Si la erupción se hubiera producido sólo una semana antes, la Tierra habría estado en la línea de fuego".

   Las tormentas solares extremas representan una amenaza para todas las formas de alta tecnología. Comienzan con una explosión - una "llamarada solar"- en el dosel magnético de una mancha solar. Los rayos X y la radiación ultravioleta extrema llegan a la Tierra a la velocidad de la luz, ionizando las capas superiores de nuestra atmósfera; los efectos secundarios de este explosión solar incluyen apagones de radio y errores de navegación GPS. Minutos u horas más tarde, llegan las partículas energéticas. Moviéndose sólo ligeramente más lentos que la propia luz, los electrones y los protones acelerados por la explosión pueden electrificar satélites y dañar sus componentes electrónicos.

   Luego vienen las CMEs, nubes de mil millones de toneladas de plasma magnetizado que tardan un día o más en cruzar la distancia del Sol a la Tierra. Los analistas creen que el impacto directo de una CME extremo como el que se perdió la Tierra en julio de 2012 podría provocar apagones generalizados, desactuvando todo lo que se conecta a un enchufe de pared, informa la NASA.

   Antes de julio de 2012, cuando los investigadores hablaban de las tormentas solares extremas, se referían al emblemático evento Carrington de septiembre 1859, en homenaje al astrónomo inglés Richard Carrington que vio aquella eyección con sus propios ojos. En los días que siguieron a su observación, una serie de poderosas CME golpeó la Tierra con una potencia que no había sentido antes o desde entonces. Tormentas geomagnéticas intensas provocaron auroras hasta el sur de Cuba y electroficiaron líneas telegráficas mundiales, prendiendo fuego a algunas oficinas de telégrafos y deshabilitando así la 'Internet victoriana ".

EFECTO CATASTRÓFICO

   Una tormenta similar en la actualidad podrían tener un efecto catastrófico. Según un estudio de la Academia Nacional de Ciencias, el impacto económico total podría exceder los 2.000 millones de dólares en Estados Unidos o 20 veces mayor que los costos de un huracán Katrina.

   "En mi opinión, la tormenta de julio 2012 fue en todos los aspectos al menos tan fuerte como el evento Carrington de 1859", dice Baker. "La única diferencia es que se perdió."

   En febrero de 2014, el físico Pete Riley de Predictive Science Inc. publicó un artículo en la revista Space Weather titulado 'Sobre la probabilidad de que ocurran eventos climáticos espaciales extremos '. En él, analiza los registros de las tormentas solares que se remontan a más de 50 años. Al extrapolar la frecuencia de las tormentas ordinarias y extremas, calculó las probabilidades de que una tormenta de la categoría del evento Carrington pueda golpear la Tierra en los próximos diez años. La respuesta es el 12%.

   "Al principio, me sorprendió bastante que las probabilidades fueran tan altas, pero las estadísticas parecen correctas", dice Riley. "Es una cifra preocupante."

   En su estudio, Riley miró detenidamente a un parámetro llamado Dst, la abreviatura de "perturbación-tiempo de tormenta." Se trata de un número que se calcula a partir de las lecturas del magnetómetro alrededor del ecuador. En esencia, se mide cómo se agita el campo magnético de la Tierra cuando una CME impacta. El Dst más negativo se convierte en la peor tormenta. Tormentas geomagnéticas ordinarias, que producen auroras boreales alrededor del Círculo Polar Ártico, pero que no hacen daño, registran Dst = -50 nT (nanoTeslas). La peor tormenta geomagnética de la era espacial, que dejó sin energía eléctrica a Quebec en marzo de 1989, registrado Dst = -600 nT. Estimaciones modernas de Dst para el Evento Carrington van desde -800 nT a la asombrosa cifra de -1.750 nT.

   En su artículo de diciembre 2013, Baker et al. estimaron Dst para la tormenta julio de 2012. "Si ese CME había golpeado la Tierra, la tormenta geomagnética resultante habría registrado un Dst de -1,200, comparable con el Evento Carrington y dos veces pero que el apagón de 1989 apagón en Quebec."

   La razón por la que los investigadores saben mucho acerca de la tormenta julio 2012 es debido a que impactó en un observatorio solar. STEREO-A, perfectamente equipado para medir los parámetros de tal evento, y con un diseño resistente a este tipo de fenómenos.

   "El rico conjunto de datos obtenidos por STEREO superó las relativamente escasas observaciones que Carrington era capaz de hacer en el siglo 19", señala Riley. "Gracias a STEREO-A se sabe mucho acerca de la estructura magnética de la CME, el tipo de ondas de choque y las partículas energéticas que produjo, y quizás lo más importante de todo, el número de las CME que la precedieron."

   Resulta que la región activa responsable de producir la tormenta julio 2012 no lanzó un solo CME en el espacio, sino muchos. Algunos de los CMEs "limpiaron el camino" para la super tormenta.

   "Es probable que el evento Carrington también se asociara con múltiples erupciones, y esto puede llegar a ser un requisito clave para los eventos extremos", señala Riley. "De hecho, parece que los eventos extremos pueden requerir una combinación ideal de una serie de características clave para producir la 'tormenta solar perfecta.'"

Puede cambiar de noticia usando las flechas del teclado (← →)
La actualidad más visitada en EuropaPress logo: La actualidad más vista
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar su navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra política de cookies -
Uso de cookies