Los cultivos evolucionaron diez milenios antes de lo pensado

 Robin Allaby
UNIVERSIDAD DE WARWICK
Actualizado 25/10/2017 10:59:31 CET

   MADRID, 25 Oct. (EUROPA PRESS) -

   Antiguos cazadores-recolectores comenzaron a alterar sistémicamente la evolución de los cultivos ya hace 30.000 años, unos diez milenios antes de lo que los expertos pensaban anteriormente.

   Robin Allaby, de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Warwick, descubrió que la recolección de cultivos humanos era tan extensa, ya en la última Edad de Hielo, que comenzó a tener un efecto en la evolución del arroz, el trigo y la cebada, lo que desencadenó el proceso que convirtió estas plantas de salvajes a domesticadas.

   En Tell Qaramel, un área del actual norte de Siria, la investigación demuestra evidencia de que el trigo einkorn se vio afectado por estas prácticas hace unos 30.000 años, y se ha demostrado que el arroz se vio alterado hace más de 13.000 años en el sur, este y sudeste de Asia .

   Además, se ha comprobado que el trigo hirmer también empezó a ser alterado hace 25.000 años en el sur de Levante (Oriente Próximo), y la cebada en la misma región geográfica hace más de 21.000 años.

   Los investigadores rastrearon la línea de tiempo de la evolución de los cultivos en estas áreas mediante el análisis de la evolución de las frecuencias génicas de los restos vegetales descubiertos arqueológicamente.

   Las plantas silvestres contienen un gen que les permite extender o romper sus semillas ampliamente. Cuando una planta comienza a reunirse a gran escala, la actividad humana altera su evolución, modificando este gen y haciendo que la planta retenga sus semillas en lugar de propagarlas, adaptándolas al medio humano y, finalmente, a la agricultura.

   El profesor Allaby y sus colegas hicieron cálculos de restos arqueobotánicos de cultivos mencionados anteriormente que contenían genes "no rompedores" -los genes que les hicieron retener sus semillas- y descubrieron que la recolección humana ya había comenzado a alterar su evolución milenios antes de las fechas previamente aceptadas.

   El estudio muestra que las plantas de cultivo se adaptaron a la domesticación exponencialmente hace unos 8.000 años, con el surgimiento de la tecnología de cosecha mediante hoz, pero también que la selección cambió con el tiempo. Señala los orígenes de las presiones selectivas que condujeron a la domesticación de cultivos mucho antes, y en épocas geológicas consideradas inhóspitas para la agricultura.

   Demostrar que los cultivos se estaban reuniendo hasta el punto de ser empujados hacia la domesticación hasta hace 30.000 años demuestra la existencia de densas poblaciones de personas en este momento.

   El profesor Robin Allaby comentó en un comunicado: "Este estudio cambia la naturaleza del debate sobre los orígenes de la agricultura, mostrando que los procesos naturales a muy largo plazo parecen conducir a la domesticación, poniéndonos a la par con el mundo natural, donde tenemos especies como las hormigas que han domesticado los hongos, ejemplo."

   La investigación, "Mosaicos geográficos y tasas cambiantes de domesticación de cereales", se publica en Philosophical Transactions of the Royal Society B.