Cómo succionar CO2 del aire para obtener combustibles

Recreación del diseño de instalación que atrapa CO2
CARBON ENGINEERING
Actualizado 08/06/2018 12:25:59 CET

   MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Ingenieros canadienses han concebido un sistema de captura por succión del CO2 contenido en el aire para obtener combustible y secuestrar de la atmósfera cantidades de este gas de efecto invernadero.

   "El dióxido de carbono generado a través de la captura directa de aire puede combinarse con el secuestro para la eliminación de carbono o puede permitir la producción de hidrocarburos neutros en carbono, que es una manera de contar con fuentes de energía libres de carbono de bajo costo como solar o eólica y canalizarlas en combustibles que pueden usarse para descarbonizar el sector del transporte", dice el autor principal David Keith, fundador y científico jefe de Carbon Engineering, una empresa canadiense de captura de CO2 y combustibles limpios, y profesor de Física Aplicada y Políticas Públicas en la Universidad de Harvard, Estados Unidos.

   La tecnología de captura directa de aire, presentada en la revista Joule, funciona casi exactamente como suena. Los ventiladores gigantes atraen el aire ambiental en contacto con una solución acuosa que detecta y atrapa el dióxido de carbono.

   Mediante el calentamiento y un puñado de reacciones químicas familiares, ese mismo dióxido de carbono se vuelve a extraer y está listo para su uso posterior: como una fuente de carbono para fabricar productos químicos valiosos como los combustibles, o para el almacenamiento mediante una estrategia de secuestro. No es solo teoría: las instalaciones de Carbon Engineering en Columbia Británica, Canadá, ya están logrando la captura de CO2 y la generación de combustible.

   La idea de la captura directa de aire no es nueva, pero sí lo es la implementación con éxito de una planta piloto de trabajo escalable y rentable. Después de realizar un análisis completo del proceso y analizar los números, Keith y sus colegas afirman que realizar una captura directa de aire a una escala impactante costará entre 94 y 232 dólares por tonelada de dióxido de carbono capturado, lo cual se encuentra en el extremo inferior de las estimaciones a 1.000 dólares por tonelada en análisis teóricos.

   Ese punto de precio es lo suficientemente bajo como para usar la captura directa de aire para comenzar a abordar el aproximadamente 20 por ciento de las emisiones de carbono globales que resultan de conducir, volar, el transporte en camiones y otras formas de llevar personas y bienes.

   "La electricidad de la energía solar y eólica es intermitente, podemos tomar esta energía directamente de grandes instalaciones solares o eólicas en grandes sitios donde es barata y aplicarla para recuperar y reciclar dióxido de carbono en combustible nuevo", dice Keith, y agrega que "fabricar combustibles que son fáciles de almacenar y transportar alivia el desafío de integrar las energías renovables en el sistema energético".

COMBUSTIBLES COMPATIBLES CON LA INFRAESTRUCTURA DE TRANSPORTE

   Los combustibles resultantes, incluidos la gasolina, el diésel y el combustible para aviones, son compatibles con la distribución de combustible existente y la infraestructura de transporte. Gracias a las intensidades de carbono del ciclo de vida ultrabajas, son una ruta prometedora para reducir las emisiones de carbono en el transporte pesado y otros sectores del sistema de energía que son exigentes y difíciles de electrificar.

   Siglos de emisiones de carbono no controladas también significan que el dióxido de carbono atmosférico es una materia prima prácticamente ilimitada para la transformación en nuevos combustibles. "No nos vamos a quedar sin aire en el corto plazo --agrega Steve Oldham, director ejecutivo de Carbon Engineering--. Podemos seguir recolectando dióxido de carbono con captura directa de aire, seguir agregando generación de hidrógeno y síntesis de combustible, y seguir reduciendo las emisiones a través de esta vía de aire a fuel".

   Keith y Oldham son optimistas sobre que han reducido los riesgos de escalamiento al implementar la captura directa de aire a costos razonables utilizando equipos industriales estándar. Eso significa que todas las piezas están en su lugar para pasar a plantas de tamaño completo capaces de fabricar 2.000 barriles de combustibles por día, que suman más de 30 millones de galones por año en todas las plantas.

   La comercialización de estas plantas permitiría la captura directa de aire para hacer mella en las emisiones de transporte mediante la conexión de energía renovable de bajo costo a combustibles de transporte con bajas emisiones de carbono utilizando esta vía.

   "Después de 100 años-persona de ingeniería práctica y análisis de costos, podemos decir con confianza que, aunque la captura de aire no es una solución mágica barata, es una tecnología viable y construible para producir combustibles neutros en carbono en el futuro inmediato y para eliminar carbono a largo plazo", concluye Keith.