COMUNICADO: La traducción jurada en España

PIXABAY
PIXABAY
Actualizado 21/12/2017 9:16:12 CET

En una época en la que la imparable globalización fomenta el movimiento de personas alrededor de todo el mundo, la comunicación es una herramienta fundamental para que nos relacionemos entre todas las personas. De hecho, cada vez es mayor el número de gente que conoce dos, tres o más idiomas y la tendencia es claramente al alza.

Madrid, 21 de diciembre de 2017.- Aunque en muchas ocasiones, cuando llegan a nuestro país personas de otras nacionalidades o somos nosotros los que tenemos intención de cambiar nuestra residencia al extranjero, precisamos de los servicios de los traductores jurados para certificar el cambio de lengua de, por ejemplo, un título universitario o cualquier otro documento de carácter oficial.   

 

El papel de los traductores oficiales

Aunque el papel de los traductores jurados va mucho más allá. De hecho, a nivel judicial es preciso contar con una traducción jurada en infinidad de procedimientos. De ahí que sea el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, la institución del Estado que se encarga de otorgar los títulos de traductor-intérprete jurado, que es el nombre oficial que esta profesión tiene en nuestro país. De hecho, la Oficina de Interpretación de Lenguas es la encargada de publicar cada cierto tiempo un listado oficial con todos las personas que pueden hacer una traducción oficial, indicando también el o los idiomas para los que está autorizada.

El trabajo de los traductores-intérpretes jurados consiste en certificar que una traducción de un documento es totalmente fiel al documento en el idioma original. A día de hoy existen en nuestro país traductores oficiales autorizados por el Ministerio de Exteriores capacitados para hacer una traducción oficial en más de 30 idiomas diferentes.

La traducción jurada en España

Por otra parte, no debemos olvidar que en España, además del castellano existen otras lenguas oficiales en diferentes Comunidades Autónomas. De esta forma, el euskera, el gallego y el catalán, también precisan en determinadas circunstancias del trabajo de estos traductores oficiales.

El nombre oficial que recibe este trabajo en España es el de traductores-intérpretes jurados, tal y como ya hemos indicado anteriormente. Y es que el papel de estos profesionales no se limita únicamente a la traducción escrita de documentos de todo tipo. Los intérpretes jurados tienen también un papel muy destacado en la Administración de Justicia, pues desempeñan una tarea de elevada importancia, como es la de ejercer de intérpretes en los procedimientos judiciales en los que se juzga a una persona que desconoce la lengua castellana por la comisión de un delito. De este trabajo como intérprete responde el propio profesional, por lo que las personas que desempeñan esta clase de servicios deben cumplir con una serie de requisitos esenciales, entre los que destaca el disponer de la acreditación oficial correspondiente para desempeñar el trabajo de traductor-intérprete jurado.

La expansión de los profesionales españoles

A día de hoy los servicios profesionales de los traductores jurados son una necesidad en casi todas las ciudades de España. Esto ha desembocado en que en al menos todos los municipios que cuenta con una sede judicial, exista una representación bastante destacada de estos profesionales. Pero no solo aquí queda la cosa, pues existen empresas y agrupaciones de traductores oficiales españoles que ya están abriendo sedes en diferentes países de todo el mundo como Estados Unidos, Francia, Alemania, Italia y Reino Unido.

   

Empresa: OlimpoMarketing

Autor: Miguel Ángel Fernández

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación

Mejora la comunicación de tu empresa con Europa Press Comunicación